Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Comunicación

¿Qué es buen periodismo?

-

Uno de los atributos deseados en un periodista es la honestidad, que junto con la capacidad para manejar las herramientas de la profesión, son las bases para construir el buen periodismo. La actuación honesta, la capacidad para comprender el ritmo de los acontecimientos, la sensibilidad social y cultural, la destreza en el manejo del lenguaje y el apego a los principios básicos del estilo de presentación de la información periodística, son las características del buen periodista.

El buen periodismo puede ser conservador o atrevido, de izquierda, centro o derecha, no importa la tendencia, porque su principal característica es de connotación ética, no ideológica y es la honestidad personal y profesional, que obliga a no sesgar el manejo de los hechos, a no ocultar datos, no mentir y ser intransigente en la búsqueda de la verdad.

El comunicador Marcelo Fernández-Zayas, en un artículo para responder a la pregunta ¿Qué es buen periodismo?, dice: “En esta época audiovisual, la televisión es dueña y señora de la información”, y caracteriza este medio señalando: “Generalmente se selecciona a una persona, hombre o mujer, para los noticieros por su atractivo físico, su buena voz y dicción, no por su intelecto”, en otras palabras, “predomina la apariencia física sobre la inteligencia, el conocimiento, la integridad y la honestidad. Triunfo de la estética sobre la ética; de forma sobre substancial; envoltura sobre contenido”. Desgraciadamente, “si hay que sacrificar algo en este medio, el intelecto y conocimiento llevan las de perder”.

Es una reflexión interesante que sin abarcar todas las facetas de la actualidad del periodismo, toca algunos de aspectos críticos de las condicionantes que están convirtiendo al periodista en especialista de lo insustancial.

Puedo dar testimonio, sin embargo, de que a pesar de que avanza el proceso de banalización del ejercicio periodístico existen profesionales que no renuncian al compromiso de hacer un esfuerzo para trascender lo trivial, se sobreponen a la hostilidad del medio y mezclan de manera interesante la honestidad con la calidad profesional en su cotidianidad periodística.

Conocí a uno de ellos hace 40 años cuando siendo estudiante avanzado de periodismo en la UASD, participé con él en un equipo formado por el Sindicato Nacional de Periodistas Profesionales para recorrer el país formando a los corresponsales de provincias.

Es ejemplo de buen periodismo y soy testigo de que en su largo andar en el ejercicio no ha cedido un milímetro en su terca obsesión por la honestidad y la calidad profesional. Es Juan Bolivar Díaz, y aprovecho este desahogo de los viernes para sumarme al reconocimiento que le hizo hace ocho días el Intec al cumplir sus 45 años en el periodismo.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Educación en su gerencia actual

    El Gobierno dominicano, liderando a miles de personas junto a organizaciones representativas de la sociedad, ha llevado a buen puerto el Pacto Nacional para la Reforma Educativa en la República Dominicana 2014-2030; firmado en el Palacio Nacional…

  • Postergación

    elCaribe resaltó los importantes asuntos nacionales postergados para después de Semana Santa. Como estrategia política o personal, la postergación es factible si se procura reflexionar o profundizar hacia la toma de decisiones. Negativa, si su…

  • Roberto Rosario

    El presidente de la Junta Central Electoral ha hecho lo que nunca se había hecho: Ha dedicado su tiempo a reforzar la zapata institucional del organismo que preside, impulsando cambios, promoviendo novedades positivas, dotando a la JCE de herramientas

  • ‘Selfies’ y autorretratos

    Se ha estado comparando a los populares “selfies” con los autorretratos de pintores y escultores; y no es así. Un selfie es una exhibición, una pulsión del ego; mientras que un autorretrato es una introspección, un descenso al abismo.




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar