El Caribe

Rosas para el alma

¡Padre nuestro!

-

los niveles de amor y de compresión de nuestro Padre celestial no son comparables a ninguno que hayamos visto en el mejor padre terrenal conocido. En una forma magistral nuestro Señor Jesús entrega otra gran enseñanza, como miles escondidas en cada una de sus palabras, cuando explica el “Padre Nuestro”. Generalmente oramos a la inversa. El orden enseñado es: primero pedimos pan, luego perdón. Dios, ante todo, es padre y luego juez. Va a bendecirte de todas maneras, no puedes comprar ni manipular la gracia divina. Él es extraordinariamente bueno. Conoce que sus bendiciones nos transformarán y su pan nos saciará. No nos bendice porque lo merecemos, lo hace porque nos ama. ¡Él te dará lo imposible, lo complicado y el pan necesario para cada día!


Noticias relacionadas

  • ¡Abre camino!

    Vivir bien es vivir sabiamente y la rutina nos ata a la vitrina de una existencia de modelos disecados, envenenando nuestros sueños, trivializando las ideas, intoxicando las iniciativas y saboteando la inspiración. Anida en mentes rígidas y cabezasR

  • ​Corazón puro...

    Cuando en un momento dado admites en tu corazón alguna cosa, o a alguien que en verdad quieres, ese sentimiento comienza a vivir contigo, se encarna en ti; de igual manera, cuando rechazas algo y en tu corazón te niegas a aceptarlo, ese sentimiento̷

  • ¡Basta un toque!

     Fe es la llave que recibimos en el altar de la oración para abrir los templos de los cielos y comprobar que sus tesoros exceden nuestras plegarias. Ella coloca las gemas del corazón de Dios en el nuestro. Los muros del alma se sellan con el fuego̷

  • ¡Fe que conquista!

    No es común ver gente que se atreve a salir de lo regular, y es alentador oír hablar de gente que no pierde la fe ni decae en la esperanza. Pero mucho mejor es presenciar tal osadía para arremeter contra toda oposición, desafiando un cáncer,…

  • ​Su Don...

    Es cada vez más frecuente en esta sociedad inmediatista poseer un gran talento y paralelamente tener una gran necesidad de reconocimiento. Gente impaciente para esperar el aplauso y por resaltar lo que ya impacta la vista, evidencian una sed de aprobaci



ADEMÁS EN PANORAMA




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar