El Caribe

Editorial

La agresión a Evo Morales

-

No sabemos cómo lo ven los ciudadanos del Primer Mundo, formados en la cultura democrática después de la derrota del fascismo en la Segunda Guerra Mundial y sus remanentes en España y Portugal. En Latinoamérica no salimos del asombro, y consecuentemente, de la indignación.

¿Cómo Francia, España, Italia y Portugal han sido tan hostiles con un presidente democrático de una nación soberana, con la que tienen relaciones cordiales, negándole sobrevolar su espacio aéreo en un avión del Estado de Bolivia?
Una violación del derecho internacional, un desconocimiento de las normas más elementales de la aviación civil.

Lo peor de todo es que Francia, España, Italia y Portugal le negaron unos derechos legítimos universales a un jefe de Estado sobre la base de una información absurda, de que el avión en que viajaba el presidente Evo Morales transportaba al ciudadano norteamericano Edward Snowden. El resto de la comunidad internacional ignoraba que Francia, España, Italia y Portugal podían actuar como meras colonias que no guardaron la mínima formalidad para acatar lo que a todas luces fue una petición de Estados Unidos.

Los ciudadanos de esos países deben sentirse avergonzados ante un comportamiento de genuflexión de esa magnitud que también constituye un atropello a un estadista de un país amigo.

Bien hizo la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA) en declarar que con su actitud Francia, España, Italia y Portugal pusieron a riesgo la vida de Morales.

“Profunda molestia ante la decisión de las autoridades de varios países europeos… que deben explicar las razones por las cuales tomaron esa decisión”, recoge la OEA el sentir de Latinoamérica y de los ciudadanos del mundo que valoran la dignidad de los pueblos.

América Latina, y especialmente Bolivia, debe dar una contundente demostración de rechazo al comportamiento de Francia, España, Italia y Portugal. La acción contra Evo Morales es una agresión a todos los pueblos latinoamericanos y una vergüenza para las naciones decentes. Porque por respeto propio nunca debieron postrarse de esa manera.


Noticias relacionadas

  • Sensatez

    En las próximas horas la Junta Central Electoral (JCE) hará la proclamación formal del inicio de la campaña para las elecciones del 15 de mayo.

  • Después de la proclama

    Definitivamente, ya las elecciones están aquí. La política se agita. Las encuestas de moda. Los ataques suben de tono y hasta se habla de riesgo para la paz.

  • 523 años después

    El 4 de noviembre del año pasado, la experta en dengue de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Anabell Alfaro, se quejó amargamente de los fracasos de República Dominicana en el manejo de esa enfermedad, que para ella debe ser una materia&#

  • Hay que aplicar la ley

    De acuerdo con los especialistas, la ley de tránsito 241 sí otorga facultades a las autoridades para determinar un destino final a la voluminosa cantidad de vehículos y chatarras que almacenan en varias dependencias. Son tantas que ya tienen dificultad

  • Oportuna solicitud

    Los actores sociales y comunitarios, las instituciones y organizaciones de la sociedad civil que entran en el paquete de las onegés, y especialmente las que cuentan con alguna capacidad para motorizar movilizaciones callejeras, protestas y paros,…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Medios y periodistas

    Los medios y periodistas obramos bajo esquemas predeterminados por factores que a decir de algunas escuelas definen el concepto de noticia. Entre ellos uno denominado “notoriedad”. Y ese factor suele conducirnos a lugares comunes en el manejo…

  • Después de la proclama

    Definitivamente, ya las elecciones están aquí. La política se agita. Las encuestas de moda. Los ataques suben de tono y hasta se habla de riesgo para la paz.

  • La decisión de un juez

    La sociedad quedó conmocionada cuando se develó que jueces de la República y un superior que precisamente está para asegurarse de que actúen de acuerdo con la ley, supuestamente se habrían confabulado con delincuentes para favorecerlos.

  • Los partidos

    La campaña electoral que en principio se perfilaba como de baja competitividad, cobra un curso en el cual los actores tienden a reconocerse, bajo el convencimiento de que la batalla por el poder no será fácil para nadie.




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar