El Caribe

La columna de Miguel Guerrero

En manos de un juez

-

El juez que fallará hoy sobre si se mantiene el archivo definitivo de la querella por lavado de activos contra el expresidente Fernández y su Fundación Global o en cambio ordena la investigación del caso, tiene ante sí la excepcional y honrosa oportunidad de decidir el sendero de la justicia. De su decisión dependerá si los tribunales adquieren la condición de simple carga burocrática para la sociedad y un aliado de la corrupción y la impunidad que la promueve o, por el contrario, una posibilidad de cambio en la búsqueda de una independencia judicial que sirva de contrapeso al desmedido uso del poder en beneficio de clanes empresariales y políticos.

Su decisión lo hará merecedor del cargo que desempeña o lo condenará al repudio de una sociedad ávida de justicia y cansada de observar día a día la complicidad que sepulta los anhelos de algún nivel de decencia en la vida pública. Lo que ese juez decida nos hundirá en el cieno o nos liberará del estiércol. La oportunidad que él carga sobre su conciencia tal vez no volvamos a tenerla en muchos años. Si opta por lo fácil y elude su responsabilidad, la generación a la que pertenezco no vivirá el sueño de la redención judicial a la que la mayoría de los ciudadanos de este país aspira.

Su fallo determinará el método que el pueblo dominicano, exprimido hasta la última gota, decepcionado y despojado de esperanzas, asumirá para liberarse de las prácticas viciosas que han ennegrecido sus deseos de vivir en una sociedad en que la Constitución y las leyes normen las actuaciones de sus funcionarios. Este juez, y tal vez él no lo sepa, hará con su decisión que pronto o más adelante el pueblo decida su destino por las instituciones o emule las experiencias de Egipto, Turquía o Brasil. No son muchos los caminos. Hoy un hombre decidirá si el país queda a merced de los Fernández y los Bautista o se le abre un chance en su lucha contra la corrupción.


Noticias relacionadas

  • Sólo es rey en la selva

    Dos recientes apariciones públicas del expresidente Leonel Fernández, aparentemente forzadas por las circunstancias, me obligan a pensar en la posibilidad de cambiar una opinión que sobre él tenía, en una próxima edición de “El rugido del…

  • “¡Qué nadie duerma!”

    El poeta francés Nicolás Boileau escribió : “La ignorancia siempre está dispuesta a admirarse”. La sentencia de este genial pensador me vino como relámpago a la mente tras escuchar a un comentarista de la radio referirse al tenor italiano…

  • La Iglesia, el Estado y la economía (IV de IV)

    Cuando la distribución de la propiedad es un obstáculo “al normal rendimiento de la economía”, lo cual no es originado siempre por la extensión del patrimonio privado, en interés del bien común el Estado “puede intervenir para regular…

  • Una historia no contada (1 de 2)

    Israel, contrario a lo que se vende, no es el resultado de una imposición imperialista en el Medio Oriente. Más bien nació y creció contra la voluntad de los grandes intereses petroleros de Estados Unidos y otras potencias coloniales. Inglaterra…

  • Razones para defender la democracia

    Las dictaduras y los gobiernos autoritarios son más fáciles de sostener que una democracia auténtica. Sólo necesitan valerse de la fuerza y de la intimidación para mantenerse y luego el miedo los hace una costumbre. Esa ha sido la historia siempre.&#



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Llena de color y musicalidad

    Una de las grandes voces de las últimas décadas fue la del tenor italiano de origen siciliano Salvatore Licitra, quien falleciera en un accidente de tránsito en septiembre del 2011, a la edad de 43 años. La crítica más exigente llegó a considerarlo

  • La Iglesia, el Estado y la economía (III de IV)

    Uno de los teóricos más sobresalientes y polémicos de la Doctrina Social de la Iglesia, C. Van Gestel, sostiene que en ciertos momentos y bajo determinadas circunstancias, el bien común puede exigir una restricción del derecho de propiedad privada.&#

  • La Iglesia, el Estado y la economía (II de IV)

    Al analizar el papel del Estado en la economía, Juan XXIII escribió que uno de sus deberes ineludibles es intervenir a tiempo a fin de contribuir a producir bienes materiales en abundancia. Además, constituye una obligación del Estado “vigilar…

  • La Iglesia, el Estado y la economía (IV de IV)

    Cuando la distribución de la propiedad es un obstáculo “al normal rendimiento de la economía”, lo cual no es originado siempre por la extensión del patrimonio privado, en interés del bien común el Estado “puede intervenir para regular…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar