Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

La columna de Miguel Guerrero

En manos de un juez

-

El juez que fallará hoy sobre si se mantiene el archivo definitivo de la querella por lavado de activos contra el expresidente Fernández y su Fundación Global o en cambio ordena la investigación del caso, tiene ante sí la excepcional y honrosa oportunidad de decidir el sendero de la justicia. De su decisión dependerá si los tribunales adquieren la condición de simple carga burocrática para la sociedad y un aliado de la corrupción y la impunidad que la promueve o, por el contrario, una posibilidad de cambio en la búsqueda de una independencia judicial que sirva de contrapeso al desmedido uso del poder en beneficio de clanes empresariales y políticos.

Su decisión lo hará merecedor del cargo que desempeña o lo condenará al repudio de una sociedad ávida de justicia y cansada de observar día a día la complicidad que sepulta los anhelos de algún nivel de decencia en la vida pública. Lo que ese juez decida nos hundirá en el cieno o nos liberará del estiércol. La oportunidad que él carga sobre su conciencia tal vez no volvamos a tenerla en muchos años. Si opta por lo fácil y elude su responsabilidad, la generación a la que pertenezco no vivirá el sueño de la redención judicial a la que la mayoría de los ciudadanos de este país aspira.

Su fallo determinará el método que el pueblo dominicano, exprimido hasta la última gota, decepcionado y despojado de esperanzas, asumirá para liberarse de las prácticas viciosas que han ennegrecido sus deseos de vivir en una sociedad en que la Constitución y las leyes normen las actuaciones de sus funcionarios. Este juez, y tal vez él no lo sepa, hará con su decisión que pronto o más adelante el pueblo decida su destino por las instituciones o emule las experiencias de Egipto, Turquía o Brasil. No son muchos los caminos. Hoy un hombre decidirá si el país queda a merced de los Fernández y los Bautista o se le abre un chance en su lucha contra la corrupción.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • El peligro de la unanimidad

    A propósito de la incesante búsqueda de consenso, varias veces he escrito en los últimos años sobre el peligro de la unanimidad. El país necesita voces independientes capaces de ofrecer enfoques imparciales o por lo menos diferentes de la problemáti

  • Por un gran pacto social

    La gravedad de los problemas nacionales demanda una concertación de todas las fuerzas políticas democráticas, he escuchado decir a cuantos presidentes hemos tenido desde la desaparición de la dictadura. Ninguna de ellas, posee el suficiente respaldo&#

  • Los cambios en el sistema

    Todos los cambios introducidos en las últimas décadas a las leyes relacionadas con el funcionamiento del sistema político dominicano han sido el fruto de los temores y sospechas mutuas de los partidos y las conveniencias personales del liderazgo…

  • Un PRD en la orfandad

    Un partido o una parte de él incapaz de comportarse y actuar democráticamente no podrá nunca dirigir a un país bajo normas democráticas. Un dirigente de un partido que se crea su dueño y que actúa como si la organización fuera una empresa…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar