Jueces han dejado el Poder Judicial tras mejoría económica

    9

    “Yo abrigo la esperanza de que detrás de mí no se vayan más. Ahora, delante de mí se han ido otros por los mismos motivos”.La frase es del magistrado Manuel Ulises Bonnelly Vega, quien renunció del cargo de juez de la Tercera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, para buscar una mejoría económica.

    El magistrado dijo que entre los casos de compañeros que, entiende, han decidido abandonar el Poder Judicial por las mismas razones o similares, están Juan Manuel Guerrero, Erick Hernández y Frinette Padilla.

    En los últimos nueve meses, al menos seis jueces han renunciado. En la lista se encuentra el magistrado Guerrero, juez- presidente de la Primera Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, quien expresó su decisión en una comunicación del 21 de febrero de este año. En su carta al Consejo del Poder Judicial (CPJ) indica que luego de un proceso de reflexión decidió adoptar la decisión para dedicarse al ejercicio privado del derecho y seguir el desarrollo y ampliación su labor académica.

    El Consejo también conoció del oficio núm. 66/2013, de fecha 12 de marzo del 2013, suscrito por el magistrado Erick Hernández Santana, juez-presidente de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, quien renunció del cargo. La magistrada Frinette Padilla, del Tribunal Contencioso Administrativo, también renunció en diciembre de 2012.

    Además, en junio y julio se registra la renuncia de dos juezas, aunque en la agenda del Consejo del Poder Judicial no explican los motivos.

    La razón es básicamente, explica el magistrado Bonnelly, un intento de procurar mejoría. “La situación es la siguiente: desde hace aproximadamente seis o siete años en el Poder Judicial no se ha experimentado un aumento salarial, salvo el año pasado que se hizo un pequeño ajuste”, sostuvo. Indicó que con el salario que poseen no se puede vivir dignamente.

    Este 18 de septiembre, Bonnelly cumpliría 15 años en el Poder Judicial. “El día que yo ingresé al Poder Judicial era para hacer prácticamente un sacerdocio”, sostuvo.

    Magistrados necesitan un mejor salario

    Manuel Bonnelly precisa que “un juez de corte, que es mi nivel, ronda los 150 mil pesos brutos de salario y con los descuentos es 125 mil pesos netos”. El magistrado reconoce que el CPJ ha hecho los esfuerzos para mejorar las condiciones laborales de los jueces y empleado , y que  es materia de preocupaciones profundas. pero ahora no se ha podido ¿Por qué?, se pregunta y a la vez responde, tenemos el mismo presupuesto con poca mejoría.  Espera que se pueda encontrar una salida a esta situación logrando que  se le dé al PJ lo que se necesita. El magistrado tiene tres hijos el mayor de 12 años.