Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

La columna de Miguel Guerrero

El paraíso en el que vivimos

-

Vivimos en el paraíso, se dice en los ambientes oficiales para resaltar la opinión del gobierno sobre la situación del país. La percepción no es del todo incorrecta. Si nos atenemos a la versión bíblica del paraíso terrenal donde Dios envió a Adán, el primer ser de la creación concebido a su imagen y semejanza, y a su compañera Eva, la visión oficial se acerca mucho a la realidad que confrontamos.
En aquel paraíso, por ejemplo, no había electricidad ni acueductos. La forma en que aquí funcionan las escuelas y hospitales equivaldría a su no existencia, tal como era en aquel predio en que la humanidad dio sus primeros pasos. El parecido sería mayor si se observa que muchos dominicanos tienen dificultades para conseguir techo, como sucedía con aquella pareja bíblica inolvidable, forzada por mandato divino a vivir a la intemperie. En el paraíso los alimentos escaseaban, al punto que Adán no pudo resistir la tentación y a falta de opciones, en un momento de obvia desesperación, mordió la manzana envenenada, lo que a menudo sucede con infinidad de compatriotas cuya dieta no reúne condiciones aceptables de calorías y proteínas.

En fin, en vista del largo listado de parecidos, nada extraña que el discurso de algunos voceros oficiales esté influido por el subconsciente, razón por la cual no estimo justo que se les critique. De todas maneras, como en el paraíso creado por Dios no había espacio para la cantidad de personas que habitan esta parte de la isla en que vivimos, las comparaciones al final no resultan del agrado colectivo.

Dado los años transcurridos y los evidentes cambios que los frutos de la creación han traído sobre el planeta, conviene en nuestro beneficio alejarnos de esa visión paradisíaca y conformarnos con una realidad más mundana que implique más electricidad, menos basura, alimentos más baratos y mejores programas de salud y educación.


Noticias relacionadas

  • De divas y megadivas

    En nuestro país la capacidad de exageración no tiene límites. Como para muestra vale un botón fundamentaré la apreciación en un mito farandulero. Diva, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, se usa como sinónimo de diosa o…

  • El peligro de los controles (1 de 3)

    Hace varios años, la Feria del Libro dedicada a Cuba puso de resalto el peligro que representa para la libertad individual y la libre creación la imposición de normas al trabajo artístico y literario. Los delegados oficiales del gobierno cubano…

  • La estéril gerontocracia cubana

    Las revoluciones no sirven para mucho porque sin excepción terminan superando en maldad e incompetencia a las dictaduras o gobiernos que suplantan. Ningún ejemplo resulta más patético que el de Cuba.Tras cincuenta años de restricciones,…

  • La revolución que nunca fue

    Las sociedades comunistas, en extinción, se han caracterizado por las enormes desigualdades sociales entre la elite gobernante y el resto de la población y esas enormes diferencias han superado las existentes en el capitalismo, en cualquier momento̷

  • Recordando a García Márquez

    Hurgando en papeles viejos, encontré un recorte del sábado 12 de octubre de 1996, que reproduce el texto de una conferencia dictada por el fenecido Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, sobre el oficio del periodismo. Al releer ese…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • “¿A quién queremos parecernos?”

    En su brillante exposición ante la matrícula de ANJE, el director de Impuestos Internos, Guarocuya Félix, planteó ayer la pregunta clave que debería dominar el debate del futuro:“¿A qué país queremos parecernos?” , valiéndose de una válida&#

  • La revolución que nunca fue

    Las sociedades comunistas, en extinción, se han caracterizado por las enormes desigualdades sociales entre la elite gobernante y el resto de la población y esas enormes diferencias han superado las existentes en el capitalismo, en cualquier momento̷

  • La bandera al revés

    En su edición de ayer este diario publicó una nota con una foto en la que figuran tres senadores del PLD informando de su oposición a la reelección del presidente Danilo Medina. Estos distinguidos caballeros aparecen portando pequeñas banderas…

  • De un extremo a otro

    Como los métodos hablan por sí mismo, no existe necesidad de romperse la cabeza para encontrar diferencias fundamentales en los extremos ideológicos, porque no existen.




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar