El Caribe

La columna de Miguel Guerrero

El paraíso en el que vivimos

-

Vivimos en el paraíso, se dice en los ambientes oficiales para resaltar la opinión del gobierno sobre la situación del país. La percepción no es del todo incorrecta. Si nos atenemos a la versión bíblica del paraíso terrenal donde Dios envió a Adán, el primer ser de la creación concebido a su imagen y semejanza, y a su compañera Eva, la visión oficial se acerca mucho a la realidad que confrontamos.
En aquel paraíso, por ejemplo, no había electricidad ni acueductos. La forma en que aquí funcionan las escuelas y hospitales equivaldría a su no existencia, tal como era en aquel predio en que la humanidad dio sus primeros pasos. El parecido sería mayor si se observa que muchos dominicanos tienen dificultades para conseguir techo, como sucedía con aquella pareja bíblica inolvidable, forzada por mandato divino a vivir a la intemperie. En el paraíso los alimentos escaseaban, al punto que Adán no pudo resistir la tentación y a falta de opciones, en un momento de obvia desesperación, mordió la manzana envenenada, lo que a menudo sucede con infinidad de compatriotas cuya dieta no reúne condiciones aceptables de calorías y proteínas.

En fin, en vista del largo listado de parecidos, nada extraña que el discurso de algunos voceros oficiales esté influido por el subconsciente, razón por la cual no estimo justo que se les critique. De todas maneras, como en el paraíso creado por Dios no había espacio para la cantidad de personas que habitan esta parte de la isla en que vivimos, las comparaciones al final no resultan del agrado colectivo.

Dado los años transcurridos y los evidentes cambios que los frutos de la creación han traído sobre el planeta, conviene en nuestro beneficio alejarnos de esa visión paradisíaca y conformarnos con una realidad más mundana que implique más electricidad, menos basura, alimentos más baratos y mejores programas de salud y educación.


Noticias relacionadas

  • “¡Qué nadie duerma!”

    El poeta francés Nicolás Boileau escribió : “La ignorancia siempre está dispuesta a admirarse”. La sentencia de este genial pensador me vino como relámpago a la mente tras escuchar a un comentarista de la radio referirse al tenor italiano…

  • La Iglesia, el Estado y la economía (I de IV)

    La última encíclica de Benedicto XVI, “Caritas un Veritate”, revivió un debate surgido en la Iglesia Católica desde los tiempos de León XIII: el papel que ella le reconoce u otorga al Estado en la economía. Juan XXIII dijo que la historia…

  • Un celular no vale una vida

    Los asesinatos y atracos para despojar a las víctimas de un teléfono celular se deben al hecho de que las compañías telefónicas los reactivan, sin exigir la procedencia del aparato. No hay otra explicación. El ministro de la Presidencia, GustavoR

  • Una correcta política migratoria

    A pesar de las críticas de una parte de la comunidad internacional y las presiones internas contra la política migratoria dominicana, el país puede apreciarse del trato a los inmigrantes extranjeros, muy diferente al existente en muchas de las…

  • Las memorias de Manolín Báez

    El género autobiográfico es probablemente el de menos presencia en la literatura dominicana. Muchas personalidades, incluso expresidentes, se resisten a escribir sobre sus vidas por temor a no herir sensibilidades o sentirse objeto de una controversia.&



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Turismo de cementerio made in DR

    La industria turística podría estar desaprovechando una oportunidad única al no incluir entre sus ofertas una visita al Cementerio Cristo Redentor. Allí el visitante extranjero tendría ante sus ojos espectáculos difíciles de encontrar en otro…

  • El trato a los inmigrantes

    Las medidas migratorias asumidas por la Unión Europea y Venezuela reivindican las políticas del gobierno dominicano para regularizar el creciente flujo ilegal de extranjeros. Las escenas del tratamiento a los miles de africanos que a diario intentanR

  • Un celular no vale una vida

    Los asesinatos y atracos para despojar a las víctimas de un teléfono celular se deben al hecho de que las compañías telefónicas los reactivan, sin exigir la procedencia del aparato. No hay otra explicación. El ministro de la Presidencia, GustavoR

  • La Iglesia, el Estado y la economía (IV de IV)

    Cuando la distribución de la propiedad es un obstáculo “al normal rendimiento de la economía”, lo cual no es originado siempre por la extensión del patrimonio privado, en interés del bien común el Estado “puede intervenir para regular…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar