Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Editorial

Renuncias y poderes

-

El gobierno de la Nación  se divide en tres poderes, el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial, pero el de menor vocación autárquica es este último. El primero tiene la facultad de aprobar el Presupuesto de la Nación, lo que le da una capacidad decisiva para influir en su composición. El Ejecutivo lo elabora y asigna los fondos. El Poder Judicial, si bien puede presentar sus planes, es el Ejecutivo que decide junto al Legislativo su grado de participación en las finanzas públicas, al margen de lo previsto en la Ley 194-04, sobre Autonomía Presupuestaria y Administrativa.

Y una Nación que se fundamenta en la división de los poderes, no tiene cómo explicar un trato claramente discriminatorio contra el Poder Judicial, lo que en sí mismo conlleva un abuso combinado de poder, con un impacto negativo en la institucionalidad y en la calidad de la gestión y administración de la justicia, que es la garante de la paz, el medio idóneo para la solución de conflictos e intereses entre los ciudadanos, empresas e instituciones. Entonces, garantizar la funcionalidad de ese poder del Estado es esencial para la gobernabilidad.

Para que los responsables de administrar justicia puedan cumplir su papel, se requieren garantías y condiciones que impidan el penoso fenómeno en desarrollo en estos días: renuncias de jueces de la República por salarios que no llenan sus requerimientos vitales.

En un país donde la media de los salarios del sector público es un bochorno, a cualquiera le podría parecer razonables las escalas de honorarios de los jueces, pero la realidad es que en general el servidor del Estado es infravalorado, lo que propicia el atajo por debajo de la mesa.

Nadie ignora que la formación de los jueces tiene un alto costo, y no es justo que  el Poder Judicial  pierda esas capacidades por malos salarios. Esa iniquidad debe desaparecer.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Registros arbitrarios

    Imagínese viajando desde Santo Domingo a Santiago, y que a algunos policías o militares se les ocurra improvisar un registro en cualquier cruce o al atravesar el peaje. Probablemente pensará que pasa algo grave, que ha obligado a las autoridades…

  • Justicia y expedientes

    El presidente de la Suprema Corte de Justicia escaló otro peldaño en la prédica reveladora de la profunda inquietud que tiene respecto a la formación de los abogados. No hace un mes, el pasado 12 de marzo, comentó cómo las universidades están…

  • ¡Gobierno, proceda!

    El servicio exterior dominicano ha sido un reflejo de cada coyuntura histórica nacional. En el pasado, los gobiernos conformaron opositores con cargos diplomáticos. Después de la guerra de abril del 65, el exilio con rango diplomático fue una…

  • Mirarse en el corazón

    El papa Francisco que se gasta la humanidad cristiana no deja de llamar la atención, ya por las cosas que dice o por las que hace.




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar