El Caribe

Editorial

Renuncias y poderes

-

El gobierno de la Nación  se divide en tres poderes, el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial, pero el de menor vocación autárquica es este último. El primero tiene la facultad de aprobar el Presupuesto de la Nación, lo que le da una capacidad decisiva para influir en su composición. El Ejecutivo lo elabora y asigna los fondos. El Poder Judicial, si bien puede presentar sus planes, es el Ejecutivo que decide junto al Legislativo su grado de participación en las finanzas públicas, al margen de lo previsto en la Ley 194-04, sobre Autonomía Presupuestaria y Administrativa.

Y una Nación que se fundamenta en la división de los poderes, no tiene cómo explicar un trato claramente discriminatorio contra el Poder Judicial, lo que en sí mismo conlleva un abuso combinado de poder, con un impacto negativo en la institucionalidad y en la calidad de la gestión y administración de la justicia, que es la garante de la paz, el medio idóneo para la solución de conflictos e intereses entre los ciudadanos, empresas e instituciones. Entonces, garantizar la funcionalidad de ese poder del Estado es esencial para la gobernabilidad.

Para que los responsables de administrar justicia puedan cumplir su papel, se requieren garantías y condiciones que impidan el penoso fenómeno en desarrollo en estos días: renuncias de jueces de la República por salarios que no llenan sus requerimientos vitales.

En un país donde la media de los salarios del sector público es un bochorno, a cualquiera le podría parecer razonables las escalas de honorarios de los jueces, pero la realidad es que en general el servidor del Estado es infravalorado, lo que propicia el atajo por debajo de la mesa.

Nadie ignora que la formación de los jueces tiene un alto costo, y no es justo que  el Poder Judicial  pierda esas capacidades por malos salarios. Esa iniquidad debe desaparecer.


Noticias relacionadas

  • Abuso de poder

    Ayer ocurrió una rara manifestación frente al Palacio Nacional. Lo habitual es que ciudadanos reclamen obras comunitarias o reivindicaciones sectoriales. Que quienes llevan sus quejas hasta esos muros proyecten algunos niveles de organización y…

  • La organización judicial

    Se habla de los famosos jueces interinos, que pocos alcanzan a identificar en qué estamento del sistema judicial encajan, pero que son una realidad viviente, ordenada en el marco de la ley. Suplen de manera muy sui géneris la carencia de la organizació

  • El maestro

    Ayer hablábamos de una de las amenazas de la escuela pública dominicana, la violencia entre estudiantes, de la cual no escapan los profesores, a veces como víctimas directas, o como mediadores para la solución de conflictos en las aulas, a veces…

  • Uf, no fue por odio

    La muerte de un haitiano, que fue hallado “ahorcado” en un parque de Santiago, justo en un momento en que renacían las polémicas por la inmigración haitiana, provocó estupor en muchos, y parecía temerse lo peor. Obviamente, se…

  • Los bosques que no duelen

    El comportamiento de las autoridades nacionales frente a la explotación de carbón vegetal en la frontera con Haití en las provincias Independencia y Bahoruco sugiere que existe un régimen de tolerancia. Nada nuevo que no sepamos acerca…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Rendición de cuentas

    El presidente de la República presentó ayer sus memorias al Congreso Nacional sobre los resultados del 2014. Fue un informe formalmente correcto. Centró sus palabras en el marco previsto en la norma constitucional.Obviamente, no podía…

  • Las armas

    Las armas de fuego: Tenencia, porte, tráfico, fabricación o comercio entran y salen de la discusión pública, siempre a consecuencia de un hecho lamentable o de una situación intolerable que se asocia a esa cuestión.Las opiniones…

  • ¿Qué puede ocurrir mañana?

    Lo que permite la existencia de una nación es su propio reconocimiento. El conglomerado se descubre por la unidad que deviene generalmente de la lengua común, sentimientos, identidades, costumbres e historia y unos determinados principios que permiten&#

  • Vivo y forrado de billetes

    El retorno de Quirino Ernesto Paulino Castillo, y como él, varios de sus socios y otros condenados en los Estados Unidos después de cumplir penas, permite plantear nueva vez cómo el sistema judicial norteamericano impacta la vida dominicana. Especialme




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar