El Caribe

Editorial

Renuncias y poderes

-

El gobierno de la Nación  se divide en tres poderes, el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial, pero el de menor vocación autárquica es este último. El primero tiene la facultad de aprobar el Presupuesto de la Nación, lo que le da una capacidad decisiva para influir en su composición. El Ejecutivo lo elabora y asigna los fondos. El Poder Judicial, si bien puede presentar sus planes, es el Ejecutivo que decide junto al Legislativo su grado de participación en las finanzas públicas, al margen de lo previsto en la Ley 194-04, sobre Autonomía Presupuestaria y Administrativa.

Y una Nación que se fundamenta en la división de los poderes, no tiene cómo explicar un trato claramente discriminatorio contra el Poder Judicial, lo que en sí mismo conlleva un abuso combinado de poder, con un impacto negativo en la institucionalidad y en la calidad de la gestión y administración de la justicia, que es la garante de la paz, el medio idóneo para la solución de conflictos e intereses entre los ciudadanos, empresas e instituciones. Entonces, garantizar la funcionalidad de ese poder del Estado es esencial para la gobernabilidad.

Para que los responsables de administrar justicia puedan cumplir su papel, se requieren garantías y condiciones que impidan el penoso fenómeno en desarrollo en estos días: renuncias de jueces de la República por salarios que no llenan sus requerimientos vitales.

En un país donde la media de los salarios del sector público es un bochorno, a cualquiera le podría parecer razonables las escalas de honorarios de los jueces, pero la realidad es que en general el servidor del Estado es infravalorado, lo que propicia el atajo por debajo de la mesa.

Nadie ignora que la formación de los jueces tiene un alto costo, y no es justo que  el Poder Judicial  pierda esas capacidades por malos salarios. Esa iniquidad debe desaparecer.


Noticias relacionadas

  • La cumbre entre EEUU y Cuba

    La Séptima Cumbre de Las Américas se desarrolla en Panamá, como la versión más sustanciosa de los últimos tiempos, en medio del proceso de normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, después de más de 50 años de enfrentamientos.

  • 50 años después

    Hace 50 años que unos cuantos dominicanos alentaron y luego movilizaron a miles de compatriotas para defender un valor pisoteado: la Constitución de 1963, mediante el derrocamiento del gobierno constitucional de Juan Bosch.Aquel levantamiento…

  • Tenemos más que pan

    Es poco probable que el Instituto Nacional de la Diabetes o algún médico en particular declare que el pan es una de las causas eficientes para que en la República Dominicana haya más de un millón de diabéticos. A lo sumo, podrían afirmar que…

  • Santiago y la seguridad

    La inseguridad es un mal que afecta a todos. Hasta pequeñas y tradicionalmente pacíficas comunidades de lugares remotos están bajo el asedio de la delincuencia. Es verdad que aún muchos pueblos se conservan como sitios seguros, pero cada vez suelen

  • En familia, prudentemente

    Este es un período especial. La Semana Santa es la fiesta religiosa más importante del mundo cristiano y conlleva la suspensión de una inmensa gama de actividades, de servicios y productivas.La ocasión provoca desplazamientos masivos,…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Implicaciones de la reforma

    La decisión del comité político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), de gestionar en el Congreso la reforma de la Constitución de la República para restituir la reelección presidencial, abre un capítulo que nadie sabe cómo cerrará.

  • Sequía y Monte Grande

    La principal razón que motiva a los pobladores de la región Enriquillo a reclamar la construcción de la presa de Monte Grande es económica, por el convencimiento de que el aprovechamiento de las aguas almacenadas podría desarrollar la agricultura,

  • El Estado puede hacerlo

    El transporte de carga entre República Dominicana y Haití es un campo de interés de los actores privados, comerciantes dominicanos y haitianos que utilizan los servicios de los transportistas, principalmente de Fenatrado.En apariencias…

  • Santiago y la seguridad

    La inseguridad es un mal que afecta a todos. Hasta pequeñas y tradicionalmente pacíficas comunidades de lugares remotos están bajo el asedio de la delincuencia. Es verdad que aún muchos pueblos se conservan como sitios seguros, pero cada vez suelen




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar