Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Editorial

Renuncias y poderes

-

El gobierno de la Nación  se divide en tres poderes, el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial, pero el de menor vocación autárquica es este último. El primero tiene la facultad de aprobar el Presupuesto de la Nación, lo que le da una capacidad decisiva para influir en su composición. El Ejecutivo lo elabora y asigna los fondos. El Poder Judicial, si bien puede presentar sus planes, es el Ejecutivo que decide junto al Legislativo su grado de participación en las finanzas públicas, al margen de lo previsto en la Ley 194-04, sobre Autonomía Presupuestaria y Administrativa.

Y una Nación que se fundamenta en la división de los poderes, no tiene cómo explicar un trato claramente discriminatorio contra el Poder Judicial, lo que en sí mismo conlleva un abuso combinado de poder, con un impacto negativo en la institucionalidad y en la calidad de la gestión y administración de la justicia, que es la garante de la paz, el medio idóneo para la solución de conflictos e intereses entre los ciudadanos, empresas e instituciones. Entonces, garantizar la funcionalidad de ese poder del Estado es esencial para la gobernabilidad.

Para que los responsables de administrar justicia puedan cumplir su papel, se requieren garantías y condiciones que impidan el penoso fenómeno en desarrollo en estos días: renuncias de jueces de la República por salarios que no llenan sus requerimientos vitales.

En un país donde la media de los salarios del sector público es un bochorno, a cualquiera le podría parecer razonables las escalas de honorarios de los jueces, pero la realidad es que en general el servidor del Estado es infravalorado, lo que propicia el atajo por debajo de la mesa.

Nadie ignora que la formación de los jueces tiene un alto costo, y no es justo que  el Poder Judicial  pierda esas capacidades por malos salarios. Esa iniquidad debe desaparecer.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • ¡Concéntrese, alcalde!

    El alcalde de Santiago, Gilberto Serulle, hace una comprensible defensa de su gestión, y la fundamenta en la inversión, principalmente en obras físicas.

  • Ban Ki-moon y los dominicanos

    Los dominicanos tuvimos el honor de recibir al secretario general de las Naciones Unidas (ONU) Ban Ki-moon. Al margen del rigor que impone la diplomacia, la visita y sus palabras constituyen cierto reconocimiento a la República Dominicana.

  • La justicia policial

    Ya la gente no se alarma  cuando la Policía anuncia que mata a cualquier número de personas, cuando las sindica como delincuentes peligrosos o como sicarios. Todos estamos hasta la coronilla con la violencia y la inseguridad que ha impuesto la…

  • Salarios y paz social

    A propósito de cierta discusión sobre la formalidad o informalidad de la actividad económica, suele asignarse mucho valor a los números, pero no se habla de la remuneración del trabajo y la calidad de las oportunidades que se ofrecen a los desemplead




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar