Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Rosas para el alma

¡Sobriedad!

-

La sobriedad es asunto de conciencia, es la necesidad de mantenernos libres de elementos embriagantes y contaminantes que te desenfocan de tu propósito. La sobriedad espiritual y física están revestidas con la seguridad y paz que se obtiene en la presencia del Señor.

Es la virtud de quienes creen en la disciplina, la responsabilidad y la prudencia; la coherente articulación de nuestras palabras, los niveles de sabiduría usada en nuestras decisiones y la paciencia aplicada en las crisis de la vida la hacen manifiesta.

Por ello necesitamos ser libres de ansiedades, temores, turbación e inseguridades.

Es imperativo que Dios tenga el control de nuestras vidas ante lo que podemos impedir y nosotros el dominio de nuestra mente ante lo que hemos de dar cuenta. ¡La sobriedad es la clave de la paz! l


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Poder y empatía

    En protestas populares la gente expresa: “Vienen en campaña y después se olvidan de nosotros”. Ciertamente nuestros políticos en su mayoría solo se identifican con los pobres cuando andan tras sus votos. Una vez en el poder, cambian; se vuelven

  • Un palo

    Supe que la Cámara de Diputados auspicia lo que será “un palo”, compilando en 6 tomos todos los documentos legislativos y jurídicos del gobierno de 7 meses del presidente Juan Bosch, para lo cual trabaja un equipo de intelectuales de primer…

  • El rol de la sociedad civil

    La sociedad civil, la que genuinamente integran los grupos organizados independientes de los partidos políticos, tiene el deber de asumir el control del debate de los grandes temas nacionales, para evitar su festinación y que el país acabe, como…

  • Soy casi un santo

    Alguien muy mojigato me acusa de ser un pecador empedernido. Rechazo tan falaz acusación, pues en todo caso he sido tan pecador como cualquier obispo. Es más, si se me impusiera, tendría muy poco que declarar en el confesionario: apenas unas diez…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar