Turquía bombardea posiciones curdas en Siria por segundo día

BEIRUT, Líbano (AP) — Por segundo día consecutivo, Turquía bombardeó el domingo varias posiciones de la principal milicia curda en el norte de Siria, apoyada por Estados Unidos. Los bombardeos turcos fueron condenados por el gobierno sirio, cuyas fuerzas están avanzando contra los insurgentes en la misma zona, pero bajo la cobertura de los ataques aéreos rusos.

La agencia noticiosa estatal turca Anadolu dijo que las unidades de artillería turca dispararon contra combatientes curdos en la ciudad siria de Azaz, en la provincia de Alepo, diciendo que era en respuesta al fuego curdo.

En muchas ocasiones las tropas turcas han bombardeado zonas controladas por los principales contingentes curdos de Siria, las Unidades de Protección Popular, conocidas como YPG. El grupo ha sido más eficaz en la lucha contra el grupo Estado Islámico enSiria, pero Ankara parece cada vez más incómodo por los avances recientes del grupo en el norte del país.

“Turquía ya ha respondido de esta manera anteriormente”, dijo el primer ministro turco, Yalcin Akdogan. “Lo que es diferente ahora no es que Turquía haya respondido de tal manera, sino el hecho de que hay diferentes movimientos en la región. Las YPG cruzando al oeste del río Éufrates, a la línea roja de Turquía”.

Las YPG son la principal fuerza de combate de los curdos sirios y un aliado clave de la coalición liderada por Estados Unidos en la lucha contra el grupo Estado Islámico. Aunque Turquía también forma parte de la alianza, considera que las YPG son una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, que ha librado una insurgencia de varias décadas contra el gobierno de Ankara.

Una coalición de combatientes sirios dirigidos por los curdos y conocida como Fuerzas Democráticas Sirias tomó recientemente una serie de pueblos cerca de la frontera con Turquía. Eso ha alarmado a Turquía, que parece preocupada de que pudieran alcanzar el bastión opositor de Azaz, que es un importante paso fronterizo que ha estado controlado por milicianos desde 2012.

Los diplomáticos de varios países que tienen intereses en la guerra civil en Siria, de cinco años —incluidos Estados Unidos, Rusia, Turquía, Arabia Saudí e Irán— acordó el viernes buscar un “cese de hostilidades” temporal dentro de una semana. No obstante, se ha acelerado la lucha en el terreno, lo que ha obligado a decenas de miles de personas a huir hacia la frontera con Turquía, donde deben dormir a la intemperie.

Tanto los curdos como las tropas sirias han hecho avances hacia Azaz en diferentes ofensivas en la región. Además de sellar la frontera con Turquía, las tropas sirias intentan rodear las zonas bajo control rebelde en Alepo, la segunda ciudad más grande del país. Si lo logran, supondrá la peor derrota de los insurgentes desde el inicio del conflicto en marzo de 2011.

Activistas de oposición informaron sobre intensos bombardeos rusos y sirios en los pueblos de Hayan, Anadan y Hreitan, al norte de Alepo.

Estas noticias se produjeron después de que Estados Unidos y Rusia anunciaran un plan para detener la violencia en un plazo de una semana, pero las posibilidades de que eso ocurra parecen escasas.