El Caribe

situación

Desinterés por los estudios prima en los jóvenes

-

(Fuente Externa )

Cuando se disponen a estudiar, la mente de muchos jóvenes  empieza a “flotar” pensando en cosas vanas, como en cuál será su look a lucir en la próxima fiesta, un chiste que le hizo su amiga o se “pierden en el mundo de las redes sociales”.

De acuerdo con especialistas, la falta de concentración va de la mano con el Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y es uno de los problemas más comunes en los estudiantes jóvenes, el cual arrastran desde la infancia y puede persistir en la edad adulta. Los problemas físicos, psicológicos o emocionales, pueden ser algunas de las causas de este déficit. 

Los trastornos del sueño, como el insomnio o apnea y la mala alimentación o el consumo de algún tipo de droga, también pueden influir.

Sin embargo, puede haber factores externos que pueden provocar esta condición en los jóvenes que les impida la concentración no solo para estudiar, sino, para realizar cualquier otra labor.

Los psicólogos clínicos y terapeutas familiar, Elvis Ponciano y Franchesca Catalino, coinciden en que uno de los factores puede ser la falta de afecto familiar, de interés, de motivación y de disciplina.

Manifestaron que la falta de estrategia, planificación y objetivos de los jóvenes para lograr metas a corto o mediano plazo también influyen.

Catalino indicó que los aparatos tecnológicos que utilizan los jóvenes en la actualidad pueden provocar que no se concentren en las labores a ejecutar debido a que permanentemente están conectados a las redes sociales.  Asimismo, Ponciano entiende que la “contaminación” que hay en los medios de comunicación, como la violencia y programas cargados de emociones los afecta, debido a que los jóvenes son como una esponja que absorben todo cuanto está a su alrededor.

Además, la falta de los padres en el hogar,ya que la mayoría de ellos deben salir a las calles para buscar el sustento del hogar y no les brindan la debida atención y orientación; por ello, los jóvenes recurren a las redes sociales, como un refugio, en virtud de que se sienten solos.

Los especialistas indican también que en la etapa de la juventud inicia el proceso de enamoramiento, en el cual influyen aspectos emocionales, mentales y físicos, lo que podría distraer y dificultar la concentración en los estudios, y más si no tienen la orientación de una persona mayor.

A juicio de Catalino un joven distraído se aísla de las demás personas y podría exponerse a varios riesgos, como ser víctima de secuestro, de todo tipo de engaño o fraude, no avanzar en los estudios o, en su defecto, lograr bajar calificaciones. 

Recomendaciones
Para lograr mejor concentración en los jóvenes los especialistas recomiendan mayor integración y apertura familiar, reducir las responsabilidades con las que algunos padres cargan a los jóvenes, planificar metas y objetivos y participar en alguna actividad física o deporte que les guste.

Una dieta saludable en base a la pirámide de los alimentos, frutas, verduras y proteínas, los cuales pueden ayudar a lograr la concentración.   Pero también se recomienda disminuir los azúcares y la cafeína.

Los más conveniente es buscar ayuda médica para los jóvenes que tienen dificultad para concentrarse.  Ponciano exhorta dar un trato personalizado al joven que atraviesa por esa situación.

Otras cosas que se pueden hacer

 “Hay que identificar qué está provocando el problema para tratarlo. Si es un factor ambiental se debe trabajar con los factores estresantes del ambiente, y si es un factor que está ocurriendo en el hogar, hay que tratar a los padres, a la familia y mayormente trabajar  de manera sistemática, es decir, con todos los integrantes de la familia”, explicó Ponciano.


ADEMÁS EN PANORAMA




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente