La gente no conoce aún el plan municipal de Abel para Santiago

Santiago. Sin participar en programas locales, sin dar entrevista, sin asistir a la mayoría de ruedas de prensa que convocara su equipo, con pocos abrazos y besos a seguidores, Abel Martínez fue electo alcalde de Santiago.

Martínez solo invitó a que se fueran con él, a través de contagiosas canciones, en las que prometía el recate de Santiago. Sin embargo, no dijo cómo lo haría, ya que no hizo promesas específicas. A ningún medio local le concedió entrevista, a pesar de que se usaron los canales para llegar a él e incluso, algunos lo solicitaron de manera personal.

Ni antes ni después de su elección fue posible saber cuál era su programa de gobierno. Y a menos de un mes de tomar posesión, la población de Santiago aún lo ignora.

Sin embargo, sus seguidores le atribuyen estar detrás de los programas de limpieza que hace el personal del Ministerio de Obras Públicas y del retiro de casetas que ocupan los espacios públicos de la ciudad, los que se hacen a través del Ministerio de Obras Públicas y la Fiscalía de Medio Ambiente y que han generado protestas de los afectados.

Tenía y aún tiene un equipo en la radio en el que participan los seguidores del actual presidente de la Cámara de Diputados. “Vámonos con Abel” era parte de un spot que en su momento Héctor Acosta, El Torito, llegó a considerar que este debió de ser el merengue del año, a juzgar por su pegada.

Promoción

A pesar de que las elecciones ya pasaron, el programa de radio se mantiene a través de La Monumental FM, en el que varios profesionales de la locución continúan promoviéndolo. Prometen una gestión sin precedente para garantizar que Santiago será rescatado del abandono en que se encuentra.

Abel también centró su campaña en la colocación de afiches y vallas, mientras su gente estuvo activa en las redes sociales. Un gran número de periodistas y comunicadores lo respaldaron, y muchos de ellos esperan acompañarlo en su nueva experiencia como alcalde de una ciudad que en los últimos años ha carecido de autoridades que solucionen sus principales necesidades y marcha como el peor ejemplo de arrabalización y suciedad.

Parte de sus fans convocaron en varias ocasiones al área monumental para participar en los llamados “zumbatón”. En algunos de estos el candidato se ejercitó con sus seguidores. Abel asistió a las caravanas junto al presidente Danilo Medina, y junto a los demás candidatos recorrió las diferentes circunscripciones.

Abel Martínez, quien primero se impuso a su principal contendor en la campaña interna del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Ramón -Monchy- Rodríguez, fue electo como alcalde en la contienda electoral del pasado 15 de mayo, con números inferiores a los que vaticinaban las encuestas.

El actual presidente de la Cámara de Diputados llevó como vicealcaldesa a Esmeraldina Vargas Pimentel, una dama prácticamente desconocida y a la que los medios solo vieron el día de las votaciones, y cuando fue a retirar su acreditación en la Junta Municipal Electoral.

Mientras la gente se pregunta por dónde comenzará Abel Martínez a resolver los problemas que afectan a Santiago, en las redes sociales el alcalde electo sube fotos donde se le ve muy relajado dando mimos a su hijo, a su perro, en lugares de ensueño, en pantalones cortos y posando con una mascota, realidad que lo distancia de la que viven los munícipes de Santiago.