El Caribe

Momentos inolvidables

José Manuel Calderón: “Tuve el privilegio de iniciar la bachata”

-

El llamado padre de la bachata dice sentirse agradecido de que los nuevos exponentes hayan enriquecido algo que él tuvo el privilegio de comenzar

“Lo mejor de la época de fama, fue el apoyo. Eso es lo que siempre he valorado más”.
“Lo mejor de la época de fama, fue el apoyo. Eso es lo que siempre he valorado más”. (Juan T. Valenzuela)

José Manuel Calderón, considerado el Padre de la Bachata, narra cómo desde muy pequeño se deleitaba con el sonido de una guitarra y las notas de una canción.
Aunque a su padre no le agradaba la idea de que se convirtiera en cantante, no abandonó su sueño de cantar, grabar y llegar a ser famoso.

Para 1962, con mucho sacrificio y sobre las bases de la fe, Calderón grabó su primer tema musical, el cual pronto alcanzó altos niveles de popularidad.

Solo entonces, su padre supo que ese cantante que comenzaba a trillar su camino a la fama, no era otro que el hijo al que le prohibió que fuera artista.

El género musical que eligió no cayó muy bien en la alta sociedad, pero la gente sencilla se sintió identificada con aquella música tan peculiar.

Nacía así el género musical llamado bachata, la misma que años después se transformó en un fenómeno de popularidad y que hoy se pasea por los escenarios más importantes del mundo y que ha sido escuchada y bailada hasta en la Casa Blanca. Algo que le llena de orgullo, por lo que agradece a los nuevos exponentes haber dado grandeza al ritmo que tuvo el privilegio de dar vida.

1. Infancia feliz
Nací en El Seibo, y a los tres días me llevaron a vivir con mi familia a San Pedro de Macorís. Mis padres estaban en El Seibo en ese momento, porque a mi papá le gustaba jugar gallos y por eso nací allí. En Macorís fue donde me formé, donde estudié. Mi nombre completo es José Manuel Calderón Carbuccia. Mi papá era oriundo de Las Charcas de Azua, se llamaba Luis María Calderón Peña, y mi madre Hilda Carbuccia de Calderón. Mi infancia fue muy bonita. Eran unos años en los que había mucha seguridad y protección. Cualquier particular te cuidaba y protegía como a un hijo. Eso se daba en la capital y en San Pedro, donde yo vivía. Uno vivía un tiempo tan bonito que uno no quería que eso cambiara, pero el tiempo pasa y uno crece. Hoy en día uno no se atreve ni a dar una vuelta por temor de cómo está la cosa.

2. Ejemplo de amor
Mis padres eran excelentes. Daría la vida por tenerlos nuevamente, pero esa es la ley de vida y vale para todos. Yo espero que Dios los tenga en un lugar bueno. Ellos nos dieron muy buena educación, nos dieron buenos ejemplos. Duraron casi 50 años juntos. Estuvieron juntos hasta la muerte. Mis padres tuvieron nueve hijos. De padre tenemos más hermanos, porque él se casó tres veces. Mi mamá fue tercera esposa. Mis padres no eran tan regañones, pero tenían su forma de corregirnos, que era dándonos castigos, no nos dejaban salir a jugar o nos ponían a hacer caligrafías. Ellos tenían una muy buena forma de educar. Una forma que todavía hoy recordamos con mucho orgullo y alegría. Yo era un poco travieso. Eso de la música mi papá no lo compartía mucho. La idea que él tenía era que la gente que estaba en ese ambiente le gustaba mucho el trago y se dedicaba a tomar. Pero después que grabé y se pegaron los temas, él se sintió muy orgulloso de mí.

3. El cantante
Desde chiquito me gustaba cantar. Mi mamá tocaba guitarra, precisamente una guitarra que le regaló mi papá, aunque no se dedicaba a la música, sino que lo hacía por diversión, como un pasatiempo. Me sentía atraído por la música, mi mamá tocaba y yo la escuchaba. Entonces, ella vio que de sus nueve hijos el que se inclinaba a la música era yo, me enseñó algunos tonos y me compró una guitarrita. Esa guitarrita, mi papá no se enteró de que yo la tenía. Yo tenía que tocarla escondido. En ese tiempo, las aspiraciones eran sueños que se hacían realidad, porque las cosas no llegan por vía de uno, sino de Dios.

4. La primera bachata
Mi papá era opuesto a que yo cantara. El vino a darse cuenta de que era yo el que cantaba cuando salió la primera bachata que se grabó en el mundo, que se llamaba “Condena”, y que la escribió un dominicano, ya estaba pegada en la radio. Esa canción me la enseñó un vecino, viviendo yo en Villa Juana, en la calle Moca número 41. Yo me la aprendí, y lo hacíamos los fines de semana. Yo tenía como 17 años. Grabé a los 20 años de edad. Dice Marivell Contreras, que el único ritmo musical que tiene fecha de nacimiento es la bachata, porque nació un día 30 de mayo de 1962.

5. Rechazo
La alta sociedad no aceptó la bachata. No le dio tregua, fue un no rotundo. Pero hay un público que hace valer sus derechos y no hay quien lo pare. El público decidió que la bachata creciera por encima de cualquier obstáculo, y mire hoy en día en lo que se ha convertido ese ritmo. Es todo un fenómeno a nivel internacional y se mantiene en los primeros niveles. Cuando entra el capital a apoyarla se convierte en lo que es hoy en día: Un monstruo. Cuando comienza el apoyo económico, la bachata se convierte en toda una industria. Eso representó un beneficio enorme. Mientras más exponentes, mejor para el país.

6. Primeros pasos
Comienzo muy joven a cantar. Formé un trío que se llamaba El Trío Juvenil, porque éramos muy jóvenes. En ese entonces vivíamos en Villa Consuelo y nos poníamos por la calle Oviedo y esos sitios a darles serenatas a los amigos y a las novias; pero a mí me dio por hacer una grabación, algo que era muy difícil, porque este país no era un mercado para vender discos. El único estudio que había era el de Radio Televisión Dominicana. Miguel Pichardo, que era el asistente del director, me ayudó para que yo grabara. Lo hicimos, y el disco comenzó a sonar y a gustar. Cuando eso, los discos sonaban en las velloneras.

7. La fama
Lo mejor de la época de fama fue el apoyo. Eso es lo que siempre he valorado más. El apoyo lo tuve de manera increíble, pese a la oposición de la alta sociedad. Con todo y eso, las personas nos buscaban para cantar en sus fiestas y actividades privadas. Todavía hay quienes no están cien por ciento de acuerdo con la bachata, pese al apoyo tan grande que ha tenido y esas filas tan grandes que se hacen en el extranjero para asistir a un concierto de bachata.

8. Las letras
Me he cuidado mucho de que mis letras siempre sean decentes, románticas... pero las letras las determinan las épocas. Cuando comencé era una época muy romántica y sentimental. Entonces uno no podía salir con un disparate porque la gente no lo aceptaba. Tengo un tema que se llama “Llanto a la luna”, que lo compuse en 1963. Ese ha sido uno de los temas que más me han solicitado siempre, pero tengo un listado de canciones muy conocidas; unas escritas por mí y otras por otros compositores. Mis canciones las cantan otros artistas dominicanos, como Wilfrido Vargas, que canta “El loco y la luna”, que es de mi autoría. También me canta Ramón Cordero, Aramis Camilo y Anthony Ríos, entre otros. A nivel de compañía he grabado como 40 o 45 de los llamados LP, he grabado otros de manera independiente. En total, debo tener más de 70 producciones.

9. La Cubaney
En 1964 llega Radio Guarachita. Nunca fui artista de Radio Guarachita. Nunca tuve contrato con ellos. Ellos me promocionaban y yo les daba buen precio, porque los discos eran mío. La compañía para la cual yo grababa era la Cubaney. Ellos me daban el derecho de hacer eso. Fui el primero que grabé con la Cubaney en el país. Comencé en 1962 y firmé con Mateo San Martín, de Cubaney, en 1963, ahí comienzo a expandir mis discos por el extranjero.

10. Divorciado
Soy divorciado, hace como diez o doce años. Tuve un matrimonio de casi 37 años. En el país nacieron dos de mis hijos y los otros tres nacieron en el extranjero. Tengo cinco hijos en total, con los cuales tengo una muy buena relación. Tengo dos nietos, a quienes les mando siempre un beso y un abrazo. Me siento muy feliz de la forma en que vivo y de cómo la gente del vecindario me trata. No me puedo quejar. Soy un privilegiado desde el principio, porque yo no tenía dinero cuando comencé, pero tenía a Dios.

Con temas inéditos y adaptados

“En estos momentos estoy trabajando en una nueva producción musical, aunque con eso del Internet las casas disqueras no invierten así tan fácil. Entonces uno lo hace a título personal. Ahora mismo estamos trabajando en eso. Cuando hacemos un espectáculo, la gente va, cuando Rafi D´oleo nos junta en un espectáculo con Anthony Ríos, Camboy Estévez y José Manuel Calderón, eso se desborda. A nosotros nunca se nos ha caído un espectáculo. En el extranjero pasa lo mismo. Alex González es mi manager en la ciudad de Nueva York. Casi no participo en programas de televisión, pero siempre recibo con agrado a los medios, porque siempre me han apoyado.  Esta nueva producción va a traer como 10 temas. Unos inéditos y otras adaptaciones. No te puedo decir que en mi carrera haya cosas negativas, porque he valorado mucho lo que la gente ha hecho por mí, en bien y en mal, porque si ese mal me ha servido para corregir algo, la he perdonado. No he sufrido nunca. Anthony Santos, que es de la nueva ola de la bachata, me ha hecho reconocimientos y hemos cantado juntos. Antes de eso, siempre lo he apoyado por la innovación que ha hecho con la bachata, él es que ha comenzado la bachata moderna. Admiro a Raulín, canta muy bonito. Te los quisiera mencionar a todos, porque sin ellos la bachata no habría tenido el camino que ha tenido. Ellos han aportado demasiado. Ellos han enriquecido algo que yo tuve el privilegio de comenzar. Cuando miro hacia atrás lo único que hago es dar gracias. Seguiré cantando hasta que Dios quiera. Espero que la gente me siga apoyando. Nunca tendré cómo devolverle todo el apoyo de la gente. Estoy agradecido, sobre todo, por la salud. Siempre he sido muy saludable”.

Privilegiado
Me siento muy feliz de la forma en que vivo. No me puedo quejar. Soy un privilegiado, porque yo no tenía dinero cuando comencé, pero tenía a Dios”.

Agradecido
Nunca tendré cómo devolver todo el apoyo de la gente. Estoy agradecido, sobre todo, por la salud. Siempre he sido muy saludable”.

Contratado
Fui el primero que grabé con la Cubaney en el país. Comencé mi carrera en 1962 y firmé con Mateo San Martín, de Cubaney, en 1963”.

Apoyo
Lo mejor de la época de fama fue el apoyo. Es lo que he valorado más. El apoyo lo tuve de manera increíble, pese a la oposición de la alta sociedad”.


ADEMÁS EN GENTE




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente