El Caribe

Especial

El Parque Colón: patrimonio de la Humanidad de Santo Domingo

-

El Parque Colón fue bautizado con el nombre de Plaza Mayor de Santo Domingo. Su construcción data del 1506

Las palomas forman parte del encanto y atractivo de este espacio.
Las palomas forman parte del encanto y atractivo de este espacio. (Kelvin Mota)

La zona es una de las más visitadas de la Ciudad Colonial. Es el principal parque del lugar, bordeado por la Catedral Primada de América y las calles El Conde, Isabel La Católica y Arzobispo Meriño. Allí confluyen personas de todas las edades y nacionalidades. Es el punto obligatorio de los recorridos de los turistas que visitan el país en diferentes épocas del año. Como principal atractivo están las palomas, que se han acostumbrado a la compañía de las personas, que acuden a alimentarlas. Por momentos, el espacio parece insuficiente para acoger a las decenas de aves que seducidas por los puñados de maíz que les ofrecen los visitantes, se precipitan al suelo afanosas por pescar aunque sea un granito del cereal.

Limpiabotas, vendedores de toda clase de artículos, comestibles, prendas, música, se dan cita cada día en las instalaciones del parque para ofrecer sus mercancías. Tres sectores predominan en su entorno, vendedores, guías turísticos y taxistas.

Raúl Castillo, lleva más de 25 años con su paletera, al principio no quiere hablar, pero después, entra en confianza y narra algunas de sus vivencias allí.

Mientras cuenta sus experiencias, los clientes, principalmente niños, se acercan a comprarle papitas, celulares de juguetes y maíz para las palomas.

En eso, llega un señor y le pide un cigarrillo. Para este momento ya se ha entusiasmado en su narración y le pide a sus clientes que regresen más tarde, porque ahora “está ocupado”. “Aquí se ven muchas cosas. Uno se queda tranquilo, solo mira. Aunque en el día hay mucha seguridad, en la noche es diferente. Por aquí han pasado muchas personas famosas. Conocí a Chávez, a Bill Clinton y a muchos embajadores. La persona que más me gustó conocer fue a Hugo Chávez, aunque solo lo saludé, pero para mí fue muy grande, dada la trascendencia mundial que él tuvo”.

Este parque ha sido testigo de peleas, apasionados romances, manifestaciones populares, protestas, reuniones de grupos religiosos, políticos y culturales.

En el lugar es común encontrar fotógrafos que ofrecen sus servicios a los turistas, las fotos son pagadas a precios diferentes, dependerá de la cantidad de copias y del formato.

Comienza el paseo

Cuando el reloj marcó las 11 de la mañana, desde un extremo del parque, se escucharon las notas de un acordeón, una tambora y una güira.

Todas las miradas se dirigieron hacia los tres hombres que ejecutaban los instrumentos musicales, y las personas se dejaron guiar por el sonido del merengue típico que los tres artistas entonaban.

Desde hace un tiempo, el conjunto típico ha llevado la música y la alegría al lugar de once de la mañana hasta las nueve de la noche, de martes a domingo.

Tomás Arias, explica que antes pertenecía a un conjunto típico, pero que se desintegró, luego se reunió con el maestro Ramírez Encarnación, a quien apodan La Miel, y con Alejandro Batista, ellos conforman el Conjunto Miel de Abeja y ya llevan nueve años acudiendo día por día a poner a bailar con sus merengues a dominicanos y extranjeros.

Ramírez Encarnación, cuenta que cuando vino del campo a la ciudad tuvo diferentes empleos, sin descuidar su amor por la música y cuando terminó su tiempo como empleado, se dedicó de lleno al arte. Revela que un día bueno no les deja más de 500 pesos a cada uno, “algunas veces nos llevamos 200 pesos y otras nada. Pero también nos contratan para fiestecitas y ahí nos va mejor”.

Al terminar su espectáculo, colocan sus sombreros para que el público recompense, con algunos pesitos, la manifestación de su talento. Muchas veces regresan sin nada, pero al día siguiente vuelven con esperanzas de que ese día les vaya mejor. Despiden al equipo de elCaribe a ritmo de “Compadre Pedro Juan”.

Un poco más adelante, Julio César María Rivera, lleva una caja con bisutería en plata, se distinguen rosarios, pulseras de plástico y madera.

Más de cerca, el azul del larimar y el dorado del ámbar resplandecen tocados por los rayos del sol. Este ha sido su centro de trabajo desde hace unos 30 años, es además el presidente de la Asociación de Vendedores Turísticos de Santo Domingo, ASOVETUR, que arribó a sus 25 años. Él llega a ofertar su mercancía todos los días, de ocho y media hasta las tres de la tarde.

En tres décadas vendiendo sus prendas en la zona, ha visto desfilar a muchas personalidades que visitan el país y que de forma encubierta frecuentan la catedral y algún negocio próximo al parque. Julio asegura haber visto a los actores Johnny Depp y Vin Diesel. La nostalgia se asoma a su rostro cuando recuerda las múltiples visitas que realizaba Oscar de la Renta y atesora la camiseta que le autografió el desaparecido diseñador dominicano de fama mundial. Califica como una de las peores épocas para las ventas, el año 1998, luego del huracán Georges, pero lo peor fue la muerte de uno de sus compañeros.

Casi al final de la conversación, el ruido de los hombres trabajando en el lugar se hace insoportable y Julio César explica que están trabajando para soterrar el cableado del sistema eléctrico.

Asociación de Vendedores Turísticos

La Asociación de Vendedores Turísticos de Santo Domingo, fue fundada el 10 de octubre de 1995, aunque ya existían como vendedores para el 1992, año del V Centenario del Descubrimiento de América.

Los vendedores agrupados en esta asociación están diseminados en diferentes puntos de la Zona Colonial, pero el parque es su centro principal.

Solo ahí operan 13 de ellos.

Rosarios, postales, pulseras, cd, magnetos, forman parte de la oferta de los vendedores.
Para poder comercializar en la zona deben hacer reválida de su permiso de operaciones, en el Ministerio de Turismo, cada año.

En un día bueno, los vendedores se pueden llevar hasta cinco o 10 mil pesos, pero algunos días deben conformarse con menos de mil pesos.

El Parque Colón data del año 1506

El Parque Colón es uno de los parques o plazas históricas de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, el cual sirvió como centro principal de fiesta de la sociedad de la época colonial.

Actualmente, el Parque Colón es utilizado como centro principal de actividades culturales y también forma parte del Patrimonio de la Humanidad de Santo Domingo. Durante la época colonial del siglo XV, se llevaron a cabo diversas edificaciones en la isla La Española, las cuales fueron las primeras viviendas coloniales de todo el Continente Americano. Dentro de estas construcciones residenciales fue creado el Parque Colón, el cual fue llamado por el nombre de Plaza Mayor de Santo Domingo, el cual data de 1506, y durante todo el paso de los años hasta nuestros días ha sufrido diversas modificaciones. Este fue el principal centro de entretenimiento de los habitantes de la época. El nombre de Plaza Mayor, fue dado en honor al Comendador Mayor de la Orden de Nicolás de Ovando, el cual llegó en 1502 a Santo Domingo. Se le dio su nombre, ya que este fue el encargado de trasladar la ciudad a la parte occidental del río Ozama.

Ofertas
En el lugar es común encontrar fotógrafos que ofrecen sus servicios a los turistas, las fotos son pagadas a precios diferentes”.

Testigo
Este parque ha sido testigo de fuertes peleas, apasionados romances, manifestaciones, protestas, reuniones”.

Visitantes
la mayoría de las personalidades acuden a la catedral y luego no pueden evitar pasear un rato por el parque”.


ADEMÁS EN GENTE




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente