El Caribe

Fogaraté

A mi patria de mar

-

De Laura Colombo. ¡Me costó tanto escribir 100 palabras para hablar de mi patria de mar, la que elijo, la del cabello tornasol, la sonrisa plena y el movimiento eterno, la que se desplaza como una nube incomprensible y bella! No. Es que el corazón no da para discursos. Cuando se trata de mi patria, la dominicana, aún con todas sus contradicciones políticas, con sus anacronismos dolorosos, con su tráfico inimaginable, con todo lo que a México también le duele. Aún con su torre Eiffel - ¡Dios mío! – y con todo: cuando pienso en su gente, mis hermanos, el corazón y la palabra solo dan para una inevitable y contundente esperanza.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Ni Mariano se salva

    Entre las tantas ollas hediondas de estos tiempos, hay una cuya peste es insoportable: la destapada por la ex jueza Awilda Reyes Beltré, que en su defensa (¿legítima o espuria?) ante un tribunal que la juzga por denunciados actos de corrupción,…

  • Frase trágica

    Hay una frase sin espacio para una mínima duda ni para el intercambio de ideas, el cuestionamiento de una decisión o la crítica a un juicio imperativo. Ha tenido una dura presencia en más de cinco siglos de quejas, lamentos, reclamos y protestas.̷

  • Frontera para crecer

    Jovenel Moïse, presidente de Haití, remoto país con el dicen que hacemos frontera, visitó la zona franca de Codevi, en Ouanaminthe, único enclave industrial dominicano en tan lejano territorio (que al parecer existe en una ficticia “Isla de…

  • Hay que blindarse

    De Johnny García (a propósito del caso Delcy Yapor): “La violencia ha llegado a límites inusitados y sigue subiendo, pues cualquier carajo a la vela, con o sin uniforme, anda con un arma al cinto, presto a usarla. Lo ideal sería que nos desplacemos&




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente