El Caribe

Fogaraté

A mi patria de mar

-

De Laura Colombo. ¡Me costó tanto escribir 100 palabras para hablar de mi patria de mar, la que elijo, la del cabello tornasol, la sonrisa plena y el movimiento eterno, la que se desplaza como una nube incomprensible y bella! No. Es que el corazón no da para discursos. Cuando se trata de mi patria, la dominicana, aún con todas sus contradicciones políticas, con sus anacronismos dolorosos, con su tráfico inimaginable, con todo lo que a México también le duele. Aún con su torre Eiffel - ¡Dios mío! – y con todo: cuando pienso en su gente, mis hermanos, el corazón y la palabra solo dan para una inevitable y contundente esperanza.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Sabina, luminoso loco

    Lo conozco desde que hace añales Pablo McKinney me lo presentó informalmente en su columna (como tenía que ser). Y lo conocí más cuando me confesó (en una entrevista radiofónica que ahí mismo dejó de ser formal) que venía a esta isla a ver…

  • Diputados pensantes

    Algo único, insólito, impensable, inesperado, sorprendente, inaudito en la historia de este estado de cosas que ha sido la República Dominicana desde que naciera. ¡Lo veo y no lo creo!: ¿Que la mayoría de los diputados pensaron con su propia…

  • Reforma surrealista

    Al ver las deliberaciones del Comité Medalaganario de Escogencia de Marionetas (conocido como CNM), imaginé la refundación de esa cosa infuncional llamada “Estado Dominicano”. Para empezar, cambié radicalmente la nomenclatura oficial para…

  • Lo firmo y reafirmo

    Rosario Espinal (por lo del aborto): “Las religiones tienen el monopolio de lo imposible. Prometen la salvación en el más allá y el consuelo en el más acá. Es un producto potente…Todos queremos confort, redención, creer que hay otra vida…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente