El Caribe

Fogaraté

Sin paños tibios

-

De Emilia Pereyra. El 2017 sería más venturoso (con todos los buenos calificativos que solemos atribuirle al nuevo año en estas fechas) si empezáramos a practicar la coherencia entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos. Si lográramos como Estado asumir un compromiso auténtico con la educación, no solo desde la esfera pública. Si de verdad asumiéramos, como una tarea ineludible y vital, el desarrollo de la agropecuaria, el fomento de la cultura y el rescate del sistema de salud de nuestro país, a cuyos múltiples problemas se le suelen poner parches y paños tibios.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Carnaval de la nostalgia

    En los febreros de mi niñez salían a las calles el Diablo Cojuelo (que no daba ni pedía cuartel con sus vejigas, que dejaba caer sobre la endeble humanidad del niño asustado), el Mono Luchador (que competía por llevarse la gloria fugaz de un…

  • Lindo nombre: “Presunto”

    Si alguno de los míos tuviera un hijo le pediría que le ponga el nombre más abundante en este país. (No. Ya no es José, ni Pedro, ni Juan, ni Rafael, ni Ramón…Nada de eso). Me refiero al más común de los nombres, cien por ciento dominicano;̷

  • Pregunta mundial

    Antes de cumplir 100 días en la Casa Blanca (que empieza a verse gris), ha recibido la escandalosa renuncia de dos ministros; ha ganado el odio de 125 millones de seres al Sur de su país y el de más de 1,700 millones de musulmanes del mundo; ha…

  • Al pan con aguacate

    Profunda reflexión,  después de satisfacer un antojo: ¿Aligot?... ¿Quenelle?... ¿Cassoulet?...  ¿Fondue de queso?... ¿Coq au vin?...(¡No ombe!)...¿Cuore di tomino?... ¿Guanciale?... ¿Pomodoro focacce liguri?... (¡Bah!)… ¿Jamón de…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente