El Caribe

Editorial

Cambiarlo todo

-

La voluntad del gobierno para atenuar la delincuencia o alcanzar algunos resultados que permitan llevar a la ciudadanía la percepción de que mejoran los niveles de seguridad no solamente se enfrenta a la desafiante agresividad de los delincuentes.Está también la cuestionada metodología de actuar sólo cuando los hechos están consumados, sin que se advierta el desarrollo de capacidades para que la investigación preventiva sea eje de control o reducción de la actividad criminal. No se pretende que los cuerpos investigativos eviten todos los delitos, lo que sería un imposible.

Lo que se señala es que para los cuerpos represivos el éxito parece afirmarse en la “solución” de casos. Eso no está mal, pero lo que importa a la ciudadanía es que haya más seguridad. No basta que se detenga a los delincuentes, a quienes poco les importa, incluso, que les apliquen el lamentable procedimiento de los “intercambios de disparos”, en los cuales a veces caen inocentes.

Lo peor, y aquí está el quid de la cuestión, es que cada vez resultan abrumadores los indicadores que sugieren que los organismos encargados de prevenir el crimen están bajo el influjo y hasta el control de los delincuentes. Y eso es aterrador.

A medida que se profundiza en la investigación de la banda de asaltantes de John Percival Matos y compañía resulta evidente cómo la complicidad carcome las entrañas de las instituciones del sistema de seguridad.

Es común la participación de uniformados en la comisión de grandes crímenes. Se agrava con otra realidad incontrovertible de corrupción no solamente de policías en el procedimiento de aplicación de la ley, sino de agentes del Ministerio Público, lo que tampoco es nuevo, sino alarmante. Se ha llegado demasiado lejos.

No afirmamos que todo está contaminado, pero sí señalamos que los elementos que se develan son profundamente preocupantes.

El poder político que se siente aún comprometido en la lucha contra el crimen debe levantar la mirada y ver cómo reestructurar todo de nuevo.

Es impostergable cambiar todo el andamiaje de la investigación y represión de la delincuencia.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Vuelvan a sus cabales

    La seccional de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) de Barahona tiene su propia “lucha”, su agenda particular con la que castiga a los alumnos que están bajo su feudo. Es como si se hubiesen desprendido de las directrices del comité…

  • Las armas y la violencia

    El incremento de la violencia ha replanteado la discusión del porte de armas de fuego y en particular, la posesión sin el debido permiso previsto en la ley.

  • Tensión y pruebas

    ¿Qué tan lejos puede llegar la efervescente lucha ciudadana que reclama el fin de la corrupción y la impunidad? Esa pregunta probablemente se la hacen muchos actores del movimiento mismo, algunos agentes económicos, políticos y hasta quienes gobierna

  • Por un acuerdo definitivo

    El conflicto entre los gobiernos municipales del Gran Santo Domingo y la empresa que maneja el vertedero de Duquesa tuvo una salida parcial, provisional, el pasado viernes, luego de la mediación del Ministerio de Ambiente.Hoy se espera…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente