El Caribe

Editorial

Es comprensible

-

Es inevitable que los procesos queden bajo el influjo de los actores sociales, políticos y económicos, lo que resulta dramático cuando las instituciones son débiles o están muy desacreditadas.
Sus agentes caen bajo un estado de presión, sea de los poderes fácticos, políticos o partes del sistema, o de los grupos que actúan siguiendo puntos de vista o intereses sustentados en nombre de las causas más elevadas.

En esas circunstancias, las decisiones de las instituciones y sus poderes, para que sean justas o al menos acordes con las leyes, dependen de la férrea determinación, la entereza y el carácter de quienes encarnan las altas funciones.

Cuando quienes administran justicia caen bajo ese temperamento suelen flaquear, ya sea en atención a los grupos de presión o a los entes de poder.

A veces, la opción favorita es la de Pilatos, lavarse las manos bajo cualquier subterfugio. El sistema provee todas las posibilidades para que ocurra de esa forma. Incluso, con grandes lauros, como si se estuviera en un concurso popular.

La resolución del magistrado José Alejandro Vargas Guerrero parece inscribirse en ese temperamento. Descalificó la vía utilizada –la solución alternativa de conflictos- por las partes envueltas en el caso Odebrecht para decidir la materia, por entender que lo previsto en el artículo 37 del Código Procesal Penal no resulta atinente, particularmente por la gravedad del mismo.

Una de las razones invocadas es que el Ministerio Público desborda el principio de legalidad por la gravedad de los hechos y recomienda otro “remedio procesal de mayor rigurosidad”. En consecuencia, devuelve el acuerdo a las partes a fin de que “lo promuevan al amparo del procedimiento establecido para los casos que comportan la gravedad de los hechos que se investigan”.

Fue una forma inteligente de deshacerse de una “papa muy caliente”. La realidad es que el Ministerio Público es una parte, representante de la sociedad, del Estado dominicano, y Odebrecht otra parte, una empresa en falta que ha pedido un arreglo, lo que se enmarca dentro de lo establecido en el artículo 37 del Código Procesal Penal.

El juez jugó su propia carta, en medio del hervidero que llegó hasta la puerta de su tribunal. Es comprensible.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Las armas y la violencia

    El incremento de la violencia ha replanteado la discusión del porte de armas de fuego y en particular, la posesión sin el debido permiso previsto en la ley.

  • ¡Admitámoslo!

    Ante el desconcertante panorama que plantea la violencia es inevitable pensar en el último plan de seguridad ciudadana anunciado por el Gobierno. ¿Lo recuerdan? No importa. Nada ha pasado que sugiera que se estén tomando medidas para evitar que…

  • Tensión y pruebas

    ¿Qué tan lejos puede llegar la efervescente lucha ciudadana que reclama el fin de la corrupción y la impunidad? Esa pregunta probablemente se la hacen muchos actores del movimiento mismo, algunos agentes económicos, políticos y hasta quienes gobierna

  • Encuentro de dos aduanas

    Un hecho interesante que sólo se divulgó cuando todo había concluido fue la reunión que sostuvieron los directores de Aduanas de Haití y República Dominicana la semana pasada. El propósito fue mejorar la cooperación entre las dos agencias.




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente