Baby Driver

Tinnitus es una afección del oído, un zumbido, que afecta a millones de personas en el mundo. Y esa es la base de creación de un personaje, un jovencito que la padece, por lo que, presumiblemente, usa audífonos con música todo el tiempo para poder enmascarar y soportar esa molestia infernal. (Solamente quienes lo padecemos conocemos lo condenadamente molesto que es). Así es como el joven Baby necesita escuchar canciones todo el tiempo para silenciar ese zumbido que perturba sus oídos desde un accidente en la infancia (que suponemos el director lo usa convenientemente para imprimir una narrativa cinética apoyada en la música). Un buen conductor, él es el piloto de fuga oficial de los asaltos de Doc (Kevin Spacey), pero no ve la hora de dejar el cargo, principalmente después de que se vea enamorado de una chica que hasta le hace olvidar el tinnitus. Entonces ya sabe que si Kevin Spacey es del grupo de actores junto a Jamie Foxx, pues algo bueno tiene el filme, y vaya si lo tiene, empezando por el buen ritmo y el excelente montaje que señala una estética simbiótica entre varios géneros del cine. En genialidad escénica con carreras de autos supera a Rápidos y Furiosos (a todas desde la primera…), con la diferencia de que aquí es cine de verdad. Por supuesto, estar al volante de un carro en fuga y perseguido por un ejército de vehículos policiales, salirse con la suya y escapar de la manera que lo logra, eso es para un superhumano. Lo más interesante es el contrapunto música con escape vehicular. Igualmente hay que ver el muy buen cambio de registro entre las primeras secuencias y las escenas románticas. Los diálogos se adaptan a la rapidez escénica y con el cuidado de encontrar referentes en la memoria del espectador. Con un talento direccional los realizadores atraviesan y manipulan lo emotivo y el estilo gore. Las escenas y secuencias están supeditadas a la estética del videoclip y en las que siempre hay una canción o música que se adapta a los giros dramáticos. Es tan original ese esquema de montar toda la historia a partir de clipes musicales que la experiencia se torna sensorialmente interesante incluso para quien no gusta mucho del cine de acción hollywoodense. ¡Y las casi dos horas que dura pasan volando!l
HHH Género: acción policial y suspenso.

Duración: 115 minutos.