Sencillamente Pedro Genaro

Siguiendo el rastro de los trabajos del artista del lente Pedro Genaro Rodríguez, he quedado asombrada por su capacidad para captar la esencia de la persona y/o del objeto, haciendo de cada imagen una obra de arte en la que, además, es visible su sello como genio creativo.

En esta ocasión nos presenta la muestra intitulada “Háganse los peces”, exhibiéndose un conjunto de piezas en las que aflora el mundo de la pesca, la fascinación de vivir rodeados de mar, pero sobre todo de encontrarnos ubicados en el mismo trayecto del sol, como sentenciara en su momento nuestro poeta nacional Pedro Mir.

En blanco y negro, el artista recrea un universo mágico que, en ocasiones, remite a obras pictóricas y no propiamente a escenas fotografiadas. Esto así por la perfecta composición que ha orquestado, pero también por los efectos técnicos que van desde la configuración de los elementos, su tratamiento, el tipo de impresión hasta el soporte que acoge cada una de las imágenes.

Siempre que tengo la oportunidad de ver las obras de este inusitado creador me he percatado de que se evidencia un aspecto interesante, y es que por lo regular el elemento o los elementos que más llaman la atención en el conjunto, se encuentran situados a un lado y no precisamente al centro de la estructura. De modo que esto le otorga un aire de profundidad impresionante al ambiente, permitiendo incluso que el espectador pueda imaginar un más allá fuera de los límites de la propia imagen.

Lo antes expuesto se confirma al apreciar piezas como “Mujer que no tendré”, que dicho sea de paso se ha convertido en mi favorita, en vista de que muestra la libertad individual, esa que anhela todo ser humano, ya que llega un momento en nuestras vidas que nuestro único deseo es estar en contacto con el universo. Se trata de alzar vuelo al infinito para proyectar el ser.
Así que es el mar, el cielo y sus nubes, el hombre, la barca, sus redes,… en fin, es Pedro Genero Rodríguez en la Sala Paul Giudicelli de Casa de teatro con su muestra “Háganse los peces”.