Cómo reafirmar las mejillas caídas

Lavarse el rostro con agua fría ayuda a tensar los músculos del rostro.

Si bien se dice que la genética determina el aspecto de nuestro rostro, unos buenos hábitos alimentarios y unos cuidados específicos pueden ayudarnos a reafirmar nuestras mejillas.

La pérdida de elasticidad y firmeza de las mejillas es un problema común que suele afectar la belleza del rostro de muchas mujeres, y aunque se desarrolla como parte del proceso natural del envejecimiento, muchas tratan de corregirlo y evitarlo para conservar un aspecto joven por más tiempo. En muchos casos se produce de forma prematura, dado que tanto la piel como los músculos se ven afectados por los rayos del sol, las toxinas y otros factores externos. Además, la herencia, los cambios de peso y una alimentación incorrecta contribuyen a que las mejillas pierdan su firmeza.

La esteticista Solangel Díaz López, del centro Euroesthestic, explica que a partir de los 35 años existe un desplazamiento de la piel, por lo que recomienda el uso de cremas apropiadas al tipo de piel y si es necesario procedimientos estéticos especiales, como la aplicación de ácido hialurónico, así como el relleno facial para brindar una apariencia más joven. “Para darle firmeza a esta zona del rostro también se puede realizar un lifting utilizando hilos, lo que brindará una apariencia más joven y fresca”, dijo la especialista.

Los ejercicios ayudan

Al igual que hacemos ejercicio para endurecer glúteos o abdomen, podemos hacer lo mismo con nuestras mejillas, ya que estas disponen de un músculo llamado buccinador, y por tanto se pueden reafirmar y corregir su flacidez. ¿Y cómo lo hacemos? Frente al espejo, realiza una sonrisa bien exagerada y marcada, que se mantenga unos diez segundos; después, descansa y repítelo 5 veces. Luego, llena tus mejillas de aire, como si estuvieras inflando un globo. Por último, con ambas manos, ejerce un masaje circular justo encima de tus pómulos durante 2 minutos. Repítelo dos veces al día.

“Ojo” con la alimentación

Es sabido que lo que consumimos se refleja a lo externo. Ten en cuenta que una retención de líquidos hará que las mejillas luzcan más hinchadas, y que estas diferencias de peso harán, a largo plazo, que esto afecte directamente a nuestro metabolismo y nuestra piel, que al final lucirá más caída y flácida. Todo esto lo podemos evitar siguiendo una dieta depurativa a base de jugos naturales, adecuados también para limpiar y depurar. Si restringe el consumo de dulces y de bollería industrial, la piel también lo va a notar. Incrementa las ensaladas, la fibra, los frutos secos y la proteína, siempre vegetal, ya que lo importante es, sobre todo, reafirmar el músculo. No olvides mantenerte bien hidratada, de ese modo eliminarás toxinas y ayudarás a que nuestros órganos funcionen mucho mejor.

Solangel Díaz López.