¿Qué se espera este sábado en Las Vegas?

LAS VEGAS, NEVADA (EE.UU.).- ¿Qué se espera este sábado en esta ciudad, cuando crucen guantes -en la que podría ser pelea del a­ño- Saúl “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin?

Es la pregunta que está en todas las cabezas de quienes siguen, paso a paso, el boxeo profesional. Especialmente los analistas de este deporte.

El consenso de los expertos es que “tendremos un peleón…un combate en el que chocarán dos poderosos trenes”.

La realidad es que esta pelea -es lo que creen los más agudos expertos- va a reivindicar al boxeo que en los últimos años ha tenido combates que no han satisfecho el exigente deseo de los fanáticos.

He escrito decenas de trabajos sobre el noble deporte. Y respecto al pleito que envuelve a Golovkin y Canelo Álvarez sigo escribiendo…¡y lo hago en función de la objetividad!

La objetividad que debe caracterizar al periodista-analista que incursiona en el boxeo. Porque lo subjetivo, lo romántico, no debe ocupar espacio en los medios noticiosos.

Lo subjetivo y romántico hay que dejárselo a los fanáticos que siempre se aferran a lo que piensan, sin importar, por ejemplo, la calidad que adorne al rival de su pupilo.

Pero, ¿qué veremos en el escenario de la pelea (el coliseo T-Mobile) cuando estén en el cruce de guantes esos dos bravos y capacitados púgiles del boxeo moderno?

Hay posiciones encontradas. Como suele ocurrir cuando es anunciada una pelea en la que van a contender boxeadores que en el plano físico están 50-50.

Golovkin, quien tiene limpio su expediente profesional: 37-0 con 33 triunfos por nocaut, ha declarado que “esta pelea es como las demás que he tenido. Iré al ring a trabajar como siempre lo he hecho”.

¿Canelo o Golovkin?

Unos 800 periodistas vinieron a Las Vegas a cubrir la pelea Golovkin-Canelo Álvarez.

Pero, ¿quién bajará del cuadrilátero con las manos en alto, en señal de victoria?

Cuando la pregunta se le hace a un experto, no vacila en decir: “Será una pelea muy dura…puede ganar cualquiera de los dos”
Mi criterio no lo varío: El combate será duro. ¡Me inclino por Canelo Álvarez!