Canelo vs. Golovkin II

Pónganle el sello que es verdad. ¿De cuál sello hablamos?
No ha pasado un mes de la reñida pelea que el pasado 16 de septiembre protagonizaron, en la arena del coliseo T-Mobile de la ciudad de Las Vegas, estado de Nevada (Estados Unidos) Saúl -Canelo- Álvarez y Gennady Golovkin. Todavía se habla de la controversia. Unos creen que ganó Golovkin y otros Canelo. Pero ni unos ni otros pudieron salir a celebrar el triunfo de su favorito. Según las puntuaciones de los tres jueces, la reyerta terminó empatada.

Técnicamente se produjo un empate “mayoritario” porque un oficial dio su voto a favor de Canelo, otro apuntó para beneficio de Golovkin y un tercero anotó en su cartulina 114-114, es decir, vio tablas el combate. Desde el mismo instante que el anunciador del cuadrilátero, Michael Buffer, informó que la pelea fue empate, todos los expertos y la prensa en general pensaron en una segunda pelea.

Este columnista, que fue testigo de la dura pelea, estaba acompañado de dos periodistas mexicanos y un puertorriqueño (mi viejo amigo Alfredo Berríos, de la cadena ESPN).

Coincidimos que por lo pareja que fue la pelea era necesaria una segunda batalla.

Aunque apunté en mi tarjeta a favor del estelar peleador mexicano, 115-114, acepté el empate y, por consiguiente, estoy de acuerdo en que se pacte un segundo pleito el cual determinará, sin ninguna pizca de duda, quién es el mejor peso mediano del momento.

Una segunda pelea directa

Golovkin y Canelo Álvarez, sin pérdida de tiempo, deben ir a una segunda pelea directa. ¿Qué significa un segundo combate directo? Que ninguno de los dos irán a una pelea de “fogueo”. Nada de eso. El cinco de mayo, tentativamente, deberá montarse la pelea Parte II Golovkin-Canelo Álvarez.

Al momento de escribir este artículo los apoderados y promotores de ambos púgiles hacían las primeras negociaciones, mientras que el Consejo Mundial de Boxeo ya había dado el OK al segundo pleito.

De manera que no deberán pasar dos semanas más para que tengamos el anuncio oficial de Canelo-Golovkin Parte II.