¿Y qué del cáncer de mama masculino?

Mayormente no tienen que darse por aludidos, pero el llamado a la conciencia sobre la detección temprana del cáncer de mama de cada octubre también compete a los hombres pues aunque en mucho menor escala que las mujeres, también desarrollan la enfermedad.

Antes de la pubertad ambos sexos tienen igual cantidad de tejido mamario. Luego, en la adolescente hembra se incrementa y en el varón no, pero es la misma estructura anatómica en ambos sexos. Como en cualquier otro tejido del cuerpo, sus células pueden volverse cancerosas.

El cáncer de seno es 100 veces menos común en los hombres que en las mujeres. Para los hombres el riesgo de padecerlo es de 1 en 1000.

La Sociedad Americana del Cáncer estima que serán diagnosticados en Estados Unidos este 2017, 2470 casos de cáncer de mama invasivo masculino y cerca de 460 hombres morirán por la enfermedad.

No se sabe qué causa el cáncer de mama en hombres. Pero investigadores han identificado varios factores que pueden incrementar el riesgo de padecerlo. Al igual que con el femenino, muchos de esos factores están relacionados con los niveles individuales de hormonas sexuales.

La edad es otro factor (el promedio es cerca de los 68 años); historia familiar de cáncer de pecho (Uno de cada 5 hombres con cáncer de mama tiene un familiar cercano, hombre o mujer, con la enfermedad).

Asimismo, la condición cromosómica del Síndrome de Klinefelter; exposición a radiación, alcohol, enfermedad del hígado, tratamientos de estrógenos, obesidad, condiciones como testículo descendente, paperas en la adultez, orquiectomía (extirpación quirúrgica testicular) y ciertas ocupaciones que exponen a altas temperaturas, como trabajo en fábricas de acero (esto por efecto del calor en los testículos).

Cuando se trata de prevención, hay algunas cosas que los hombres pueden hacer para reducir el riesgo de cáncer de mama, cual mantener peso ideal y restringir el consumo de alcohol.

Pero no hay una vía conocida para prevenirlo. Como en las mujeres, la mejor estrategia para reducir el número de muertes causadas por la enfermedad es la detección y tratamiento temprano.

La detección temprana es problema mayor en los hombres. Pueden no notar nódulos en el pecho o ir al doctor solamente cuando estos se han engrandecido o tienen síntomas más severos, como sangrado por el pezón.

Los hombres son menos propensos a sospechar de algo extraño en esa área. La pequeña cantidad de tejido mamario es más dura al tacto, haciendo más difícil detectar este cáncer en su etapa temprana. Eso significa que el tumor puede expandirse más rápidamente a otras áreas.

Debido a esto en general los hombres son diagnosticados más que las mujeres con cáncer de mama en etapas más avanzadas.
Las mismas técnicas usadas para diagnosticar cáncer de seno en mujeres se aplican a los hombres: exámenes físicos, mamografía y biopsias.

Igual los tratamientos: cirugía, radiación, quimioterapia, terapia biológica, terapia hormonal.

Los hombres también pueden desarrollar desórdenes no cancerosos de los pechos, siendo el más común la ginecomastia, un incremento en la cantidad de tejido mamario.

Aunque la ginecomastia es más común que el cáncer de pecho en hombres, ambos pueden sentirse como un crecimiento debajo del pezón por lo cual es importante que cualquier bulto o nódulo que se sienta o perciba en la zona sea evaluado por el médico.