Correo de los lectores

Renzo Olacio
Señor director: En esta ocasión, quiero hablar, o más bien escribir, sobre un joven dinámico, talentoso, trabajador y solidario: Renzo Olacio. Quizás a la mayoría de los amigos y amigas lectores esa nomenclatura, Renzo Olacio, no le diga nada. Pues se trata de uno de esos tantos héroes anónimos que hay en nuestro país.

En los últimos tiempos, paulatinamente, en nuestra nación hemos ido perdiendo los valores cívicos y morales. Hemos perdido el sentido humano, el ser gregario, sociable. Nos hemos vuelto indolentes e insensibles.

Pero al mismo tiempo, tenemos que convenir en que no todo está perdido. Debemos mantener la bandera de la lucha y la perseverancia en alto. Esto nos lo indican personajes como el que motiva estas líneas.

Renzo Olacio, desde su adolescencia, viene desarrollando una encomiable labor social y comunitaria, enfocada principalmente hacia las comunidades y sectores de la Guáyiga, Pedro Brand, Palmarejo Villa Linda, Pantoja, La Cuaba y Los Alcarrizos, entre muchas otras.

Cuando se requiere colaborar y buscar la atención médica para alguien, junto a los medicamentos necesarios para la dolencia, cuando hay que promover y participar en el operativo de limpieza recogiendo la basura y, llevar a cabo campañas de cuidado al medio ambiente, de reforestación y de alfabetización, cuando se requiere contribuir con la ración alimenticia al hambriento. En definitiva, cuando el ser humano le necesita, cuando la comunidad le llama, ahí está Renzo Olacio.

Algo que ha ayudado mucho a éste joven para desarrollar la labor social y comunitaria que refiero es que por muchos años, ha fungido como asistente personal del Dr. José Antonio Cruz Jiminián. Y en los últimos años, ha estado trabajando, colaborando e interactuando muy estrechamente con la Fundación Ramón Álvarez, la Fundación Doctor Oviedo, la Fundación Héctor Augusto Rodríguez, además de la Fundación del Doctor Cruz Jiminián. Por lo cual, sus aportes ya trascienden a las comunidades y demarcaciones geográficas antes citadas.

Y más recientemente, se ha integrado a la faena, a la actividad social y comunitaria que realiza desde, y a través de su programa de televisión sabatino el comunicador Frederick Martínez, Pégate y Gana con El Pachá.

Dado lo que manifestaba inicialmente, de la indolencia que vivimos, de la perdida de los valores, y todo el lastre social que nos degrada y desintegra, es justo y necesario que a los tantos Renzo Olacio, hombres y mujeres que por fortuna aún aparecen en nuestra sociedad, le brindemos nuestro reconocimiento y todo el estímulo posible.

José Vicente Calderón R.
periodista