Wind River

La violencia machista cruza toda la trama en un discurso socio-político típico de una sociedad agotada por moralismos incongruentes con el bien común. Pena que se diluya en un discurso políticamente correcto tratando con paños tibios el secular conflicto de naciones indígenas contra el ansia de lucro y explotación de recursos por parte del “hombre blanco”. La historia: Un guardia forestal y cazador de lobos depredadores descubre el cadáver de una muchacha, asesinada en una reserva india norteamericana, y el FBI manda a una agente novata. Con tal de resolver el crimen, los dos se adentran en un paisaje salvaje, en el que la ferocidad de la naturaleza semeja la ferocidad de una empresa en obvio desafío a la ley y el orden. Se destaca en términos narrativos su fuerte señalamiento de la violencia machista contra la mujer. El leitmotiv se va a procurar respuestas de cómo ocurrió el asesinato de la chica, cuyos elementos van revelando que ella trató de sobrevivir como pudo a la agresión de que fue objeto. El guionista y director obvia los clichés del género y conduce el thriller que pudo haber caído en un episodio más de esos seriados televisivos investigativos tipo CSI y, en su lugar, se dirige a explicitar la herida estadounidense, dolorosa, de trances insolubles con poblaciones indígenas que nadan en opresión social e injusticia o de justicia restringida a un Poder. Es así como el filme se convierte en una metáfora de un padre indio –puede ser un apache, sioux, navajo, comanche, etcétera– que pierde su hija violada y asesinada por “hombres blancos” como pierde su tierra y va perdiendo todo a manos de la explotación sanguinaria de una compañía minera. Lo mismo va para aquel guardia forestal que caza lobos cuando se encuentra con el verdadero peligro y se dirige a la caza del “Homo homini lupus” (que significa ‘el hombre es el lobo del hombre’), es decir a perseguir y matar a los asesinos de la chica india. La estrategia narrativa de suspense se sustenta en revelar detalles uno a uno de la historia conforme avanza escena tras escena, de manera que la primera exposición a conocer son los pormenores de los personajes y sus conflictos para ir creando condiciones de un tercer acto revelador con un bien orquestado arco dramático. Un filme que enfrenta la amnesia social.
HH HH Género: Thriller. Duración: 110 minutos