Como en el cine, pero mejor

Conversando con actores, productores y directores de cine y teatro, algo en lo que tanto ellos como los actores y quien escribe coinciden, es en que una de las cosas maravillosas de la actuación, las obras de teatro o las películas, es que uno podía convertirse en otro, vivir otra vida, decir y escuchar lo que uno quiere, y más aún, el foro de grabación te permite crear el lugar en el que quisieras estar y hacerte acompañar de las personas con quienes quieres estar. Cada parte involucrada en la obra o película, recibe un guion que contiene la historia completa, las escenas y los diálogos.

Se ambienta el escenario donde se desarrollará cada filmación, se diseña el vestuario para cada actor.

En fin, todo está preestablecido, tanto en la historia original, como en la adaptación para el cine o el teatro. Cada uno de los actores sabe lo que debe hacer y decir.

Estudia los movimientos que debe hacer en el escenario, a veces la dirección le permite libertades para pequeñas improvisaciones, siempre que no rompan el patrón de la filmación.

Del mismo modo, todos saben cuál será la respuesta que recibirán de su contraparte. Ya antes de comenzar a rodar se preparan para las personas que van a “conocer”, saben con quiénes desarrollarán una linda amistad y con quiénes no tendrán nada en común. Ensayan la sonrisa del comienzo y la lágrima del adiós.

Frente al espejo, estudian cuál es la mejor cara para expresar sorpresa, indignación, piedad, dolor, alegría y tristeza. Al final, luego de varias opciones, eligen la mejor.

Aunque la chispa de la vida la dan esos momentos que llegan por asalto, de forma inesperada, aunque improvisar cada día, caminar sin prisa bajo la lluvia, cerrar los ojos para dejar que la brisa nos acaricie las mejillas, sin preocuparnos por horario, sin tener que guardar ciertas formalidades, sea lo que al final nos haga libres y felices, no menos cierto es que algunas veces es bueno saber lo que vendrá después, para que sus efectos no nos hagan tanto daño.

Si antes de cada inicio, de lo que fuere, nos presentaran la historia completa en la que nos estamos embarcando, si nos dieran a estudiar el guion y nos ofrecieran la opción de aceptarlo o rechazarlo, de seguro nos evitaríamos muchos desengaños y sufrimientos.