¡Ilegítimo!

Muchas mentiras nacen de ​no ​querer reconocer ante los demás, lo que en verdad somos, no querer aceptar que todo tiene su tiempo y que no somos máquinas. Los hombres de hoy le rinden culto al éxito. Se le hace culto al crecimiento, se hace de todo para adulterar el resultado y hacer parecer inacabable la fama, el dinero, la juventud… Esconden la realidad y adulteran la verdad. Así irrespetan la dignidad humana y la disposición divina.

Quizás tú no puedes cambiar al mundo, pero puedes impedir que el mundo te cambie a ti. Vivir tu vida correctamente es triunfar sobre la mediocridad enmascarada. No importa si usan algo legítimo para alcanzar lo ilegítimo, no convencerán al Creador. ¡No cedas, no rindas culto a lo oculto!