¡Sé sabio!

Algunos dicen que todo es una decisión, otros piensan que es una consecuencia, la verdad irrefutable es que se cosecha lo que se siembra independientemente de quien escogió la semilla. Así que al conocer las semillas que tenemos en el corazón podemos anticipar lo que terminaremos recogiendo a la postre; y mientras escalas tus cumbres buscando abrazar lo que te propones, más ligero debes llegar. Son sabios los que sueltan carga y bendicen a quienes les preceden, saben que deben llegar vacíos para tomar todo aquello que les espera, que las leyes divinas son perfectas, que se cumplen puntualmente y a cabalidad, conocen que dar es el preámbulo de recibir, creer una antesala para obtener, obedecer es requisito para ser bendecido, servir para ser exaltado y amar para ser amado.