Prohibida la ternura

En el parque, dos amantes en una tarde ancha, luminosa y fresca. Una tarde para los amantes. Para la ternura de los amantes. Los dos imaginando en el cielo deidades y monstruos mitológicos de algodón, de los que la brisa hace a su capricho.
Los amantes en la tarde pública, sin Eros subvertido. En eso un policía les ordena tajantemente cancelar la ternura por “falta a la moral pública”. (Me llené de espanto, porque aquí lo inmoral no es la violencia criminal, ni televisiva, ni política, ni policial, ni la palabra violenta…¡Lo inmoral es la ternura de los amantes que aman el amor, lo más sublime de lo humano!).