Incomparables

Se dice que a los cirujanos plásticos les piden nariz de fulano o cuerpo de mengano. Eso es anecdótico pero hablando en serio, si nos comparamos con alguien y nos ponemos por meta “ser” ese alguien, lo más probable es que no lo logremos y nos frustremos o quedemos insatisfechos. En vez de intentar ser alguien que no somos y nunca seremos, lo indicado es ser la mejor versión de nosotros mismos, aquella en que hemos explotado todas nuestras potencialidades y disminuido nuestros defectos. Sócrates decía “conócete a ti mismo”, debemos identificar nuestras fortalezas y debilidades. Uno será siempre uno, pero siempre puede ser la mejor versión de sí mismo. Quizá no sea fácil, pero sí mucho más que intentar ser otro.