Bass en Bellas Artes

Siempre que me ha correspondido escribir en relación a la producción visual del artista dominicano Alberto Bass, debo insistir en su capacidad de trabajo, su gran disciplina y la facilidad que tiene para lograr un acabado cuasi perfecto en sus composiciones. De una factura impecable, Alberto es de esos artistas sumamente organizados que ha sabido manejar su carrera promoviendo los valores que identifican su lar nativo, sin dejar de revelar pasajes de capital importancia, relacionados con sus vivencias en el exterior, fundamentalmente, de su vida en Nueva York.

De modo que, en el amplio repertorio del artista, nos encontraremos una carpeta para el paisaje, el retrato, desnudos, bodegones, pero, sobre todo, se ha interesado en presentar una obra de corte social. Desde esta perspectiva, recoge los detalles que conforman el día a día del dominicano, de ese que sobrevive por medio del trabajo informal. También resalta el tema del cuidado al medio ambiente y la preservación de nuestro patrimonio artístico.

Bass, ha hecho un poco de todo, lo mismo dibujo, que fotografía, pintura y reproducciones, le da igual un pequeño que un gran formato.

Y, como dicen que todo tiene su tiempo, resulta que hace unos años realizó una serie para exponer en el Palacio de Bellas Artes de “Reproducciones de los grandes maestros del arte universal”, no obstante, fue el pasado jueves 23 cuando pudo exhibirlas en el Salón de la Cúpula junto a otros trabajos sobre el folclor dominicano, desnudos y panorámicas de la ciudad de Nueva York en pequeño formato.

Entre las copias de obras famosas, nos encontramos con piezas como “La libertad guiando al pueblo” de Eugène Delacroix, “Mujer con sombrilla” de Claude Monet, “Un bar de las Folies Bergère” de Eduard Manet, entre otras no menos importantes. En el caso de los desnudos, se ha destinado un área para sistematizar los estudios anatómicos, por medio de los cuales, Alberto Bass proyecta un sinnúmero de cuerpos en los que se aprecia una línea grácil y continua, destacando los variopintos cuerpos en función del proceso sincrético al que corresponde cada especie humana. Continuará.