¿Alcoholímetros?

¡Qué bien! Una pena que tuviésemos que esperar una donación para tenerlos en uso. De todas formas, estarán en funcionamiento. Más que necesarios, toda vez que lideramos tristemente la lista de accidentes de vehículos a nivel global, con saldos terribles de muertos y heridos, más las secuelas en las víctimas, los familiares y terceros. El sistema de salud pública igual se resiente a causa de tal epidemia. Probado está que en los accidentes el alcohol suele ser causal en alto porcentaje. Bueno que los pongan en uso, que lo hagan de manera responsable, y no se convierta en otro medio de extorsión. Que sea un verdadero y completo disuasivo para los terroristas del volante. l