Tonos metálicos invaden el maquillaje invernal

Las tonalidades como el plata, los azules, dorados y metalizados son algunos de los favoritos de la temporada.

Las sombras en tonalidades metalizadas llegaron con mucha fuerza en esta temporada invernalpara la mujer osada, mientras que para la más convencional está el estilo del efecto nude o “cara lavada”.Para esta temporada de otoño-invierno, los contrastes serán los grandes protagonistas tanto en tu ropa como en el maquillaje.

Desde el azul acero hasta el fucsia, las posibilidades son múltiples y podrás jugar con varios tonos creando un efecto degradado o pintarlas solo a la mitad.

Por ejemplo, las sombras en tonalidades metalizadas vuelven con mucha fuerza, destacando las tonalidades azules metalizados y plata. Las tendencias muestran ojos “excesivamente brillantes”, quizás una propuesta solo apta para las más osadas. Para la mujer más convencional también se pone el foco de atención en todo el párpado, pero aplicando tonalidades más suaves como rosas, malvas, verde esmeralda o tonos tierra. Para el día, los bronces y dorados causarán furor.

Los labiales oscuros, tanto mate como brillantes, continuarán con un reinado importante este invierno. Son el complemento ideal para la piel blanca, ese contraste que da un aspecto muy elegante y de alto impacto; prueba desde unos cálidos tonos chocolate, unos vino o cerezas, hasta negros muy osados.

De igual forma, la tendencia de los labios oscuros se inclina por los tonos ciruela. Son colores perfectos para el otoño, que favorecen tanto a las pieles blancas como morenas.

También el delineador de ojos es uno de los protagonistas del maquillaje. Sobre las pasarelas se han observado con trazos intensos, tanto sobre el párpado móvil como sobre el inferior y en acabados difuminados.

Efecto “cara lavada”

El nude es un color similar al tono de la piel, un tono que nunca pasa de moda. celebrities como Penélope Cruz, Angelina Jolie, Drew Barrymore… muestran looks en los que las prendas nude son los principales protagonistas.

El color nude muestra el efecto de un maquillaje “cara lavada”, basado en la naturalidad y que juega combinando las tonalidades de cada rostro para perfeccionarlas.

Los expertos dicen que el maquillaje perfecto es aquel que embellece el rostro de la mujer, pero no se nota; es decir enfatiza la belleza sin que se noten, aparentemente, rastros de maquillaje.

Los tonos nude respetan la armonía del rostro y realzan la belleza natural. El maquillaje realizado con estos tonos aporta frescura y serenidad, ofreciendo un aspecto elegante y luminoso.