La taquilla bajó, pero 2017 fue el tercer mejor año en el cine

Gal Gadot en una escena de “Wonder Woman”.

Tras dos años consecutivos de récords en la taquilla estadounidense, 2017 fue el año en el que se redujo el impulso, incluso con la inyección final de adrenalina de la nueva película de Star Wars.

El año en total superará nuevamente la marca de los 11.000 millones de dólares, la firma comScore ha proyectado que serán 11.120 millones, lo que es 2,3% menor a las ganancias récord del año pasado (11.400 millones), y casi igual a los 11.140 millones de 2015. Pero visto de otra manera es el año con el tercer ingreso mayor de la historia.

Los expertos y conocedores están divididos ante lo que esto podría significar para el presente y el futuro de las audiencias en el cine y si es un motivo de alarma o parte del flujo normal del mercado en una industria. Pero algo sigue siendo claro para todos los involucrados: La calidad es lo que manda.

Si las películas son buenas el público irá a verlas, si no, no lo harán. “2017 tuvo dos caras de la moneda. El año comenzó muy bien, de enero a abril fueron éxitos, y septiembre, noviembre y diciembre también han tenido enormes éxitos, pero la mitad del año … claramente son resultados menores a lo esperado. Esto abrió un debate entre la gente que cree que la industria cinematográfica enfrenta dificultades y la gente que cree que simplemente necesita que Hollywood haga películas atractivas”, dijo Adam Aron, director general de AMC, la mayor cadena de cines en Estados Unidos.

El año tuvo puntos muy altos con las tres películas con mayores ingresos: La Bella y la Bestia (504 millones), Star Wars: The Last Jedi (424 millones) y Wonder Woman (412,5 millones), destaca que todas ellas tienen protagonistas femeninas, también es notable el éxito de algunas películas que no son parte de una serie como It (327,5 millones), Dunkirk (188 millones), “Get Out” (175,5 millones), Wonder (117,4 millones) y Girls Trip (115,1 millones). Algunas películas de superhéroes encontraron energía renovada, gracias a directores y vibras nuevas (Thor: Ragnarok 309,4 millones), o por ser una despedida (Logan 226,3 millones), o un exitoso comienzo con una nueva estrella (Spider-Man: Homecoming con 334,4 millones).

Duro año para algunas cintas muy costosas

El año también tuvo comienzos fallidos y momentos muy malos como la comedia Baywatch, cintas con fórmulas conocidas y universos cinematográficos en expansión. Las franquicias mueren en el intento cada año, pero 2017 fue especialmente duro para algunas cintas muy costosas como Valerian and the City of a Thousand Planets, King Arthur: Legend of the Sword y Blade Runner 2049.