Adoexpo prevé el 2018 será un año de buena siembra

445

La declaratoria oficial de Año de Fomento de las Exportaciones para 2018, la creación de Pro Dominicana, en 2017, y otros pasos que han dado el Gobierno y el sector privado, sientan las bases para un futuro promisorio de las exportaciones de República Dominicana.

“Este año podemos hacer una buena siembra, para que por décadas podamos recolectar esos frutos y podamos hacer el cambio regulatorio en las bases y podamos tomar esos procesos de facilitación para los exportadores”, plantea Álvaro Sousa, presidente de la Asociación Dominicana de Exportadores (Adoexpo), cuando aborda el tema con elCaribe.

El hecho de que haya una declaratoria sobre Año de Fomento de las Exportaciones significa que todos los esfuerzos entre las agencias vinculadas al tema estarán dirigidos hacia una misma dirección. “Hemos comenzado a trabajar y te puedo hablar de más de una acción que se ha ido tomando. Puntualmente, durante el proceso detectamos que había una situación con los registros sanitarios para los exportadores y ya se firmó un acuerdo entre Adoexpo y el Ministerio de Salud Pública que posibilita que en 30 días o menos los exportadores deben tener su registro sanitario, sacando así una traba de lo que podía ser su proceso de exportación”, indicó Sousa.

El empresario sostiene que es importante promover la innovación, la competitividad y siempre pensar en la diversificación de las exportaciones, sin pensar solamente en uno o dos mercados. “Debemos poder llevar lo mejor de lo nuestro a todo el mundo”, plantea.

Todavía no se tienen los datos estadísticos de cierre de 2017 sobre el sector exportador, sin embargo, las estimaciones que realiza Adoexpo indican que posiblemente se estaría sobrepasando el techo de los US$10,000 millones en exportación… Quizás unos US$10,300 millones. Para llegar a esa cifra preliminar se toma en cuenta el crecimiento que el Banco Central había estipulado a septiembre (2.9%) y eso se extrapola al cierre del año.

“Eso es positivo, porque si miramos a muchos países de la región, sus exportaciones están estancadas o en decrecimiento y República Dominicana está creciendo. Si a pesar de que tuvimos algunas situaciones en 2017, como en el caso del caco, el banano y la minería, que no crecieron, y a pesar de eso nuestras exportaciones están creciendo, quiere decir que nuestras exportaciones van por buen camino”, sostiene.

Más allá de la frontera

Los números del Banco Central indican que entre enero y septiembre de 2017 las exportaciones totales de República Dominicana alcanzaron los US$7,617.4 millones. Esos montos estuvieron divididos de la siguiente manera: Exportaciones de minerales US$1,253.2 millones, US$554.3 millones en productos agropecuarios (de ellos US$421.3 millones en productos nacionales y US$130 millones de zonas francas) y en productos industriales US$5,810.1 millones.

Cuando a Sousa se le pregunta si es importante mirar a Haití para algunos rubros y a Estados Unidos para otros, como los de zonas francas, su respuesta fue esta: “No podemos limitar a Haití para un solo producto en materia de exportación. Recordemos que con ellos hay una serie de encadenamientos entre estos dos países en materia de zonas francas. Haití es extremadamente importante para nosotros como destino de nuestras exportaciones, porque si eliminamos minería y zonas francas de las estadísticas de exportación, Haití se convierte en el destino número uno de las exportaciones de la República Dominicana”.

Dijo que se trabaja en un marco regulatorio para las exportaciones dominicanas y para contar con reglas claras. De acuerdo con las estadísticas que maneja Adoexpo, el envío de productos y materiales hacia Haití creció en 2017 entre un 4 y un 5%. “Eso quiere decir que hemos podido revertir una tendencia en el crecimiento de las exportaciones que veíamos hacia ese mercado. Eso nos motiva a seguir estableciendo ese marco regulatorio para los exportadores”, indicó.

Planteó que a través de reglas claras es posible ver y entender qué se puede hacer y qué no se puede. Las exportaciones de República Dominicana al mercado haitiano habían caído un 20% del año 2015 a 2016, al pasar de 1,004 millones de dólares a poco más de 832 millones de dólares, de acuerdo con estadísticas de la Dirección General de Aduanas (DGA).

Las agencias estatales ligadas al tema exportación y los exportadores han dejado saber sobre avances alcanzados a la fecha en el tema de la Mesa del Caribe, un esfuerzo conjunto con miras a diversificar las exportaciones desde el territorio dominicano.

La línea es traer mucho más compradores a RD

“Hemos resaltado que el Caribe compraba en productos unos 27 mil millones de dólares al año y que República Dominicana apenas suplía 160 o 180 millones. Partiendo de eso, el Estado vio una gran oportunidad con el sector privado de diversificar las exportaciones y de incrementarlas, sin limitar los esfuerzos”, dijo Sousa. Según sus palabras, se trazaron tres acciones puntuales en ese aspecto. La primera fue el Foro Caribe, que se realizó en noviembre de 2017; la segunda es una misión que se organizará en este mes de enero para visitar las islas del Caribe, y en marzo se celebrará el Hub de Santo Domingo.

Vehículos, cacao, café y los bananos dominicanos

La base de exportadores dominicanos ha ido creciendo, con la incursión de más empresas. Las estadísticas así lo reflejan. El país tiene fortalezas y presencia a nivel mundial con un conjunto de productos, entre ellos: dispositivos médicos, textiles, cacao, banano y muchos otros. El directivo de Adoexpo sugiere que “debiéramos estar, por ejemplo, haciendo piezas de vehículos”. “Pero reorientémonos hacia lo que tenemos, como el cacao de excelente calidad, un café que es reconocido mundialmente y el propio banano”, dijo.