Director de la Policía se compromete a retomar trabajos del Corredor Universitario

257

El director de la Policía Nacional se comprometió este miércoles con las autoridades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo –UASD- a reiniciarán los trabajos para el funcionamiento del Corredor Universitario, que consiste en medidas policiales que buscan prevenir delitos en esa área, así como también y reforzar las labores de vigilancia con cámaras de video más avanzadas.

Ney Aldrin Bautista Almonte dijo además, que como método preventivo se solicitará la iluminación de las calles de que convergen en la referida área, con el objetivo de dificultar de acciones de antisociales.

El director del cuerpo del orden recibió en su despacho a una comisión encabezada por el catedrático Lorenzo Vargas y otros miembros de la Asociación de Profesores de la UASD, donde abordaron los temas de seguridad, tránsito y medio ambiente.

En la mesa de trabajo también participaron la fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, así como el director de Defensoría y Uso de Espacios Públicos del cabildo, Aníbal Díaz. Berenice Reynoso manifestó que la Zona Universitaria podría ser tomada como modelo de la implantación de las nuevas normas y leyes de tránsito.

En un comunicado, Aldrin Bautista destacó la disposición y el apoyo de la dirección policial en las labores del ayuntamiento que buscan recuperar los espacios públicos, labor que consideró irrealizable sin la asistencia de los agentes policiales.

Las partes acordaron una próxima reunión para seguir abordando el tema de seguridad, tránsito y medio ambiente que afecta la ciudadanía.

A la reunión además asistieron también los representantes del ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN), Jesús D Alessandro y Patricia Mejía; el coronel policial Ernesto Rodríguez, director regional central del Distrito Nacional; Iván Loreta, en representación del Ministerio de Medio Ambiente; el coronel Fausto Polanco, entre otras personalidades.

El Corredor Universitario son acciones policiales que buscan crear y garantizar un ambiente seguro en la comunidad universitaria mediante intervenciones de prevención, que conduzcan a proteger la integridad física, los derechos y los bienes patrimoniales de actos delictivos.