Espionaje de EEUU sospecha de Rusia

208
Mike Pompeo, director de la CIA, toma agua durante la audiencia en el Senado.

Washington, DC. La plana mayor de los distintos servicios de inteligencia y seguridad de Estados Unidos coincidió en señalar que Rusia no sólo trató de medrar en los comicios presidenciales de 2016, sino que volverá a intentar hacerlo en las elecciones legislativas que tendrán lugar el próximo noviembre.

Desde que asumió el cargo, a comienzos de 2017, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, ha defendido que Rusia intentó interferir en las pasadas elecciones, tal y como, según dice, ha hecho desde hace décadas y volverá a hacerlo en futuros comicios.

“No veo que eso vaya a cambiar”, sostuvo hoy Pompeo durante una audiencia del Comité de Inteligencia del Senado, en la que se analizaban las amenazas que afronta Estados Unidos en la actualidad.

Preguntados si compartían la opinión del jefe de la CIA, los directores de Inteligencia Nacional, el FBI, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la Agencia Geoespacial de Inteligencia y la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa se mostraron tajantes: sí.

En este sentido, Dan Coates, director de Inteligencia Nacional, aseguró que las maniobras de Moscú no sólo suponen una amenaza para Estados Unidos sino que intentan “socavar” los propios fundamentos de la democracia, por lo que también afecta a la comunidad internacional.

OTAN está preocupada

“Toda la OTAN (Organización del Atlántico Norte) está preocupada por la injerencia rusa y por sus esfuerzos por socavar la democracia”, sostuvo Coates, quien se refirió a la presunta operación del Kremlin como una “estrategia perversa” que requiere la “adopción de medidas”.

“Rusia continúa empleando propaganda y las redes sociales para empeorar el escenario político y social en Estados Unidos y tienen las elecciones de 2018 como objetivo”, valoró Coates.

Valora sector privado y público trabajen juntos

El director del Buró Federal de Investigación (FBI), Christopher Wray, destacó la importancia de que el Gobierno y el sector privado trabajen “en equipo” para evitar que Moscú pueda aprovechar el poder de internet para lograr sus objetivos. “Al final del día, la realidad es que no podemos vigilar completamente las redes sociales”, reconoció Wray.