En shock

    1095

    Ana Julia Quezada, la dominicana identificada como autora del asesinato del niño Gabriel Cruz, en España, cuyo padre era precisamente su marido, acapara la atención de los españoles. La indignación es general, no sólo por la acción bárbara, sino también por su comportamiento. El pequeño había desaparecido. Ella “desconsolada” acompañaba a los parientes en la búsqueda. Una imagen la presenta colgada del cuello de su marido, el padre de la víctima, llorosa. Hasta que la Policía descubre el cadáver en el baúl del carro de la mujer. La justa rabia de muchos españoles se trasladó a las redes y los ataques contra los inmigrantes dominicanos es feroz. Ellos, como los haitianos de Pedernales, están en shock.