Conocerán prisión preventiva a ladrones de bebé

369

Será mañana miércoles cuando la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional conocerá medida de coerción a una mujer acusada de supuestamente comercializar con una recién nacida con documentos falsos y contra otros presuntos implicados en ese caso, por complicidad y falsificación.

Nisaury Del Orbe García, el médico José Reynaldo Rodríguez, Luisa Katis Fabal Montero y Gloribel Sánchez Paulino (La Morena), serán presentados este miércoles, ante el juez Alejandro Vargas, coordinador de los Juzgados de Instrucción y Atención Permanente del Distrito Nacional.

Según el Ministerio Público, Nisaury del Orbe García engañó a su expareja, quien interpuso la denuncia ante las autoridades, simulando un embarazo y haber dado a luz a una bebé el 4 de enero pasado.

“La imputada logró hacer uso de un certificado de nacido vivo y realizar la declaración de nacimiento de una recién nacida en las instalaciones de la Oficialía del Estado Civil de la Segunda Circunscripción del Distrito Nacional con asiento en dicho centro de salud”, detalló la Fiscalía.

A los fines de lograr obtener el certificado de nacido vivo, la imputada se acercó a su compañero de trabajo, el imputado José Reynaldo Rodríguez Reynoso, y éste a su vez realizó las gestiones con su pareja, la también médico Yohanny Teresa Suriel Díaz (prófuga), quien laboraba en el Hospital Universitario Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia (La Maternidad), en la capital.

La imputada Yohanny Teresa Suriel Díaz (prófuga) logró obtener la constancia de nacido vivo, el que había sido reportado como desaparecido por el hospital, y su posterior falsificación, con la imputada Luisa Katis Fabal Montero, quien laboraba en el área de Constancias de Nacimiento en dicho centro hospitalario.

Con relación a la imputada Gloribel Sánchez Paulino, esta fue la persona que la imputada Nisaury del Orbe García contactó a los fines de que le ayudara a conseguir una recién nacida para hacerla pasar como suya ante su expareja y sus familiares.

Según la acusación, los imputados podrían enfrentar penas de entre 3, 6 y un año de prisión preventiva por los delitos de falsificación, complicidad, robo de niños, entre otros delitos que tipifica el Código Penal.