JCE: es más barato sistema de 2008 que reparar equipos 2016

491
El pleno de la JCE hizo ayer una audiencia con los delegados de los partidos. D. Polanco

El presidente de la Junta Central Electoral (JCE) declaró ayer que ese organismo optó por aplicar el sistema de cómputos del 2008, 2010 y 2012 porque resulta menos costoso que reparar los equipos que se utilizaron en las elecciones del 2016.

Julio César Castaños Guzmán agregó que con la aplicación del sistema de escrutinio y transmisión de resultados implementado en tres elecciones, la JCE se convirtió en un modelo internacional y que “si fue exitosa en eso, debe de continuar”.

El presidente de la JCE reconoció que el sistema de automatización del conteo de votos y registro de concurrentes que se implementó en el 2016 hubiese sido un gran salto, pero que en la realidad eso no ocurrió. Agregó que en las elecciones del 2016, donde los equipos adquiridos a la empresa Indra funcionaron bien y fueron exitosos, pero que por una serie de situaciones especialmente de tiempo en más o menos el 30% de los centros, los equipos no cumplieron su cometido y que eso “es peligroso en unas elecciones”.

Castaños Guzmán se expresó en esos términos al encabezar una audiencia pública con los delegados de los partidos políticos para tratar la resolución sobre la redistribución de diputados por circunscripciones electorales.

Sobre ese tema, la JCE dio un plazo de diez días a los partidos políticos para que depositen por escrito sus observaciones a la resolución que reasigna ocho diputados a la provincia Santo Domingo y uno a La Altagracia. El delegado político del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Orlando Jorge Mera, propuso que esa decisión se incluya en la modificación a la ley electoral que discute el Senado de la República.

El presidente de la JCE volvió a insistir en las dificultades que tiene ese organismo para implementar el voto preferencial municipal en las elecciones del 2020 y afirmó que ese modalidad sería viable mediante el voto electrónico. Castaños Guzmán llamó a la racionalidad a los actores políticos para tomar una decisión sobre el tema.