PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Próximos partidos.

Ramón Colombo

Ramón Colombo
172 Publicaciones 0 COMENTARIOS

Estrella del carnaval

Lo disfrazaría así: 1) Sombrero de cuatro picos cargado de cascabeles; 2) Chaleco de lentejuelas; 3) Chaqueta a rayas de colores fluorescentes; 4) Pantalón...

Si lo ven por ahí…

Por favor, que alguien le diga a Juan Pablo Duarte que hoy me gustaría juntarme con él para invitarlo a comer mangú con bacalao y aguacate, bajarnos un pote a palo seco escuchando los merengues de Tatico, hablar de los amores, suyos y míos, que han quedado en el olvido y contarle mi último chiste colorado

Fin de un abuso nada bello

Tras décadas de que Agencia Bella se le impusiera a un Estado que no es (gracias a una burocracia blandengue, irresponsable y carente de voluntad para ejercer su

Nicanor hoy es eternidad

“Queramos o no, sólo tenemos el ayer, el presente y el mañana. Y ni siquiera tres.

Pasión apasionante

Para sanarse, aunque sea momentáneamente, de todo lo inhumano que te hiere el alma cada día, en un país de hechos cada vez más espantosos

Políticos de antaño

Debo reconocer, con algo de pena, que en materia de democracia representativa soy un tipo deplorablemente anticuado, un engendro rezagado de aquellos ya remotos...

Tatica no está fácil

Ayer soñé con la Virgen de Altagracia (jeans, blusa floreada, afro, sandalias y un macuto con textos feministas), que se me confesó: “Soy firme...

Falta Hamlet, claro

¡Caramba!.. Uno observa estas ocurrencias de hoy y piensa que hace falta alguien que hable, que diga, y que hasta sea capaz de poner en su casa, frente a frente al máximo poder

Ideota de Ventura Camejo

Ramón Ventura Camejo, cabeza de una cosa de utilidad desconocida llamada MAP, que en el más intrincado y extenso mapa burocrático del mundo (con más de 700 mil cabezas) significa dizque “Ministerio de Administración Pública”, anuncia que, ahora sí, se propone eliminar funciones duplicadas en la marmota clientelista llamada “Estado Dominicano”

Estupidez transfronteriza

¿Será posible que estos dos países fronterizos, atrapados irremediablemente en una isla, nunca se entenderán?