PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Próximos partidos.

Quisqueya

24/NOV/2017
7:15 PM

Julian Javier

24/NOV/2017
7:30PM

Soraya Castillo

17 Publicaciones 0 COMENTARIOS

Cuando Waldo Ariel Suero se vaya…

Cual guerrero decidido, el presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), don Waldo Ariel Suero, le ha dicho al país que antes de entregar el...

Fuera de contexto

El 173 aniversario de nuestra Constitución nos sorprendió en un debate que más que adentrarnos en su contenido vale más la pena describir el...

Que no nos sea indiferente

Siempre he expresado mis reservas en torno a dedicarles días específicos a temas que deben ser objeto de análisis permanente. Pienso que esas fechas...

La Divina Comedia

Hace unos días se me ocurrió retomar la lectura de hace muchos años, “La Divina Comedia”, de Dante Alighieri. Y me vino a la...

Sí, se puede

La muerte horrenda de Juniol Ramírez Ferreras, el abogado que hizo nombre por sus conocidas denuncias contra la corrupción, nos encuentra sumergidos en un...

Ciudadanía responsable

Transparencia Internacional nos ha vuelto a recordar que somos un país donde la corrupción es un mal endémico en República Dominicana, lo que queda...

¿Hasta cuándo?

Reclamar, protestar y exigir mejoras sectoriales será siempre un derecho sagrado, que a nadie en su sano juicio se le puede ocurrir coartar, y mucho menos en un Estado de derecho como del que afortunadamente disfrutamos en República Dominicana.

El argot de la música urbana

Recientemente fui testigo de un episodio que envuelve una situación que aunque recurrente no deja de ser preocupante y digna de profunda reflexión. Vi cómo un joven se movía al ritmo de una canción interpretada por un exponente de música urbana.

Conformarse con lo injusto

Siempre que se inicia el debate en torno a la participación de la mujer en los puestos de elección popular, salen a relucir argumentos y situaciones que más que contribuir a una discusión constructiva profundizan la incomprensión de este tema.

La Policía sí puede

La noticia de que un agente policial lloró tras ser reconocido por sus superiores por no aceptar un soborno, nos hizo recordar la debilidad institucional que padece el Estado dominicano, donde los organismos de seguridad ocupan un lugar para nada envidiable.