PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

¡Un bien mayor!

¡Hazlo a tiempo!

¡En órbita!

Rosas para el alma

¡Cruce final!

Un día moriremos, daremos la cara a todo cuanto le dimos la espalda, razones a todo lo que le dimos excusas, entenderemos que los patrones, filosofías y sistemas no definen nuestras decisiones cuando nos determinamos, que ser nosotros mismos es mejor que parecerse a quien fue nuestro foco, pero es una sombra del sistema.

¡Sobre sus hombros!

El corazón nos retiene, pero la mentalidad nos lleva, de modo que es crucial renovar nuestra mente, refrescar los ojos del entendimiento con el colirio puro de su palabra y conocer a Dios por medio de su amor primeramente, y no por medio de sus juicios, sabiendo que un bebé conoce a su padre antes que al cargo que ostente.

¡Te guía!

Nada más desconcertante que saber que “no quieres lo que quieres”. Así hay tanta gente, intentando inútilmente avanzar entre contradicciones, con un norte copiado al carbón.

¡Toma el atajo!

No siempre somos tan bien ponderados por nuestros semejantes como para esperar que nos valoren y den el lugar que merecemos en la sociedad o la vida.

¡​Conexiones!

Los muchos quehaceres conllevan grandes sacrificios y llegar lejos no necesariamente es llegar alto.

¡Vales mucho más!

El golpe de la ausencia te noquea, y las voces del silencio te despiertan reprochando lo que tu alma ya sabía, pero no aceptaba. Y bueno, valor! No pierdas el ritmo de la vida mientras sacas cuenta de lo perdido o dejado de ganar, la numerología no cambiará tu día, vivirlo es la llave para superarlo o hundirte más.

¡Discierne!

Sé selectivo en lo que decides creer, filtra cada palabra, sentimientos e intenciones, discierne primero y no escuches a tus opositores exponiendo tu corazón, disfrazan sus palabras para escudarse en posturas obstinadas y comentarios fatuos, pero interiormente reconocen no estar a la altura de tus logros, ni de tu fe e intrepidez para afrontar retos, lo cierto es que no pueden con eso y finalmente terminarán desmoronándose por dentro, actúan así por temor a lo que descubrirían si tuvieran el valor de ser ellos mismos.

¡Si insistes, resistes!

​​No importa la avalancha de triunfos que tenga un alma, cuando las ráfagas del desánimo le persigan pueden acorralarle y empañar su visión de...

¡Sonríe de corazón!

Algunas personas mueven algo tan profundo en ti que logran que trabajes para ser tu mejor versión, hacen que veamos lo insignificante como especial, lo imposible como posible, lo simple como excepcional; nos conectan con un futuro maravilloso inspirándonos genuinamente a soñar, orar y luchar.

¡Decide la lealtad!

Escuché decir que el temor es el interés que se paga por una deuda que no se tiene y definitivamente es el roedor de conciencias de quienes temen más a los hombres que a Dios.