Marselle es Anna Karenina

    ...y son importantes (las matemáticas), porque entre otras cosas, gracias a su sistema numérico es posible llevar cuentas para recordar, homenajear y celebrar acontecimientos. Como en este caso, la llegada de los diez años de nuestra revista.

     Todos, incluyendo a los que aseguran odiar las matemáticas, estamos arropados por una cadena infinita de números que van sumando nuestros años, al tiempo que otras complejas o simples ecuaciones se llevan a cabo mientras respiramos. Por ejemplo, la tenacidad que tiene que ver con "constancia", y en ella hay un conjunto de acciones que al agruparlas arrojan un resultado. Eso es Pandora hoy, diez años de trabajo constante que celebramos satisfechos. Por esta misma razón continuamos premiando la fidelidad de nuestras lectoras haciéndolas protagonistas, una vez al año, de esta sección.

     Y para ello, Marselle Jiménez, nuestra ganadora en esta ocasión, también se valió de las matemáticas al lograr que un número mayor de personas votara a su favor y aquí la tienen como Anna Karenina, personaje interpretado por la actriz Keira Knightley en el filme ganador del Oscar a Mejor Vestuario.

    Ana Karenina conoció a su amante en una estación de tren.  ¿Dónde crees que sería un buen lugar para conocer a una persona?

    Considero que no hay lugar ideal. Las personas no deben predisponerse y juzgar si es un lugar adecuado o no, puede que el amor les pase por delante en un callejón y ni se den cuenta.

    Al momento de conocerse una persona muere y Anna lo interpretó como un mal presagio. ¿Eres supersticiosa?  

    No soy supersticiosa, para nada.

    ¿Qué piensas del destino? ¿Crees que la vida es cuestión de suerte o no?

    La vida me ha enseñado que todo pasa por una razón. Las cosas que suceden te van encaminando a ser quien realmente eres; nada es suerte.

    Esta historia muestra que las familias de la alta sociedad tienen sus puntos oscuros detrás de tantas ropas y joyas. ¿Qué opinas de que las personas vivan para aparentar?

    Considero que no están aprovechando su vida, aparentando para su grupo cuando saben que los demás son iguales o peores que ellos. Hay que vivir, y que lo que digan o piensen los demás no te limite. Se cometen errores, pero lo difícil está en tomar las decisiones correctas.

    En tres premiaciones, incluyendo los Oscar, esta producción ganó con el mejor vestuario. ¿Qué tipo de ropa te gusta?

    Me gusta la ropa en la que me sienta cómoda, y tranquila. No uso muchos colores ni prendas, y en ocasiones me dicen que visto como niño.

    ¿Cuál es la pieza ganadora en tu clóset?

    Una chaqueta de cuero, un cárdigan, un saco, un chaleco. Es mi pieza favorita y trato de ponerme alguna siempre que puedo.

    Las mujeres de  esta historia utilizaban muchos accesorios. Si tuvieras que elegir solo un accesorio, ¿Cuál sería: aretes, collar, anillos...? ¡Collares!

    León Tolstoi, el autor, comienza la historia haciendo alusión a las familias felices e infelices. ¿Cómo ves la felicidad? ¿Qué cosas o personas te hacen feliz?

    La felicidad para mí es un estado de plenitud, cuando te sientes satisfecha con lo que has hecho o con lo que haya pasado, y es también contagiosa. Mi familia, un aroma, un recuerdo...  son muchas las cosas que me hacen feliz, pero sin duda gana el compartir ese sentimiento con alguien más.

    Los críticos de aquella época clasificaron la historia de Tolstoi como un "Romance de alta sociedad", pero en ella el autor mostraba los antivalores e hipocresía de la aristocracia rusa. ¿Cómo ves la sociedad dominicana y a la mujer de hoy?

    Pienso que nosotras hemos ido reclamando nuestro lugar en la sociedad y no ha sido en vano. Poco a poco hemos ido obteniendo la igualdad que merecemos. No es secreto para nadie que nuestra sociedad tiene dotes de machismo y que en muchos sitios somos discriminadas. Sin embargo,  creo que esto está cambiando y que nuestro objetivo es demostrar nuestras capacidades y nuestro valor acabará por convertirnos en una sociedad más justa y equitativa.

    ¿Cómo  describirías la experiencia de representar a Anna Karenina para el póster de Pandora?

    Fue una experiencia muy grata, no todos los días uno tiene la oportunidad de representar a un personaje de una película. Sentirme por unas horas en otra época y en otra parte del mundo fue muy interesante y divertido.

    (Perfil)

    El contenido y la forma

    Dice el escritor Luis Goytisolo, ganador reciente del premio Anagrama de Ensayo, que los géneros literarios empiezan y acaban. "Tiene que ver con el cambio de los hábitos sociales". Para León Tolstói (1829/1910), autor de la novela Anna Karenina, una cosa era importante: impregnar realismo en contenido y forma. Retratar la realidad en sus historias, tal cual. Así, como por ejemplo, también lo hiciera Honoré de Balzac.

     Persiguiendo su objetivo, Tolstói concibió una obra que acabó por convertirse en una de las más representativas de aquel movimiento literario, el Realismo. Dejando documentada para su posteridad - y la nuestra- cómo era la alta sociedad rusa a la que pertenecían mujeres como Karenina.  Porque sí, se escribe para la posteridad, para que exista una referencia, para que aún después de la muerte y el olvido físico, el pasado exista.

     Por eso, cuando Goytisolo dice en una entrevista que le hiciera la revista,  del periódico El Clarín: "Que se lea menos ahora implicará también que haya menos escritores en los años venideros", quizá deba preocupar que su reflexión sea cierta y que en el futuro abunden las maneras, las herramientas, las formas y nada de contenido.

    Video backstage

     

    Textos y coordinación: Glenys González

    Fotos: Franklin Marte

    Maquillaje y peinado: Cape Ramírez

    Lectora: Marselle Jiménez

    Vestuario: Magaly Tiburcio

    Accesorios: KB

    Locación: Lámparas Quezada

    Asistencia y video: Iván Mieses

     

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorPor estrecho margen, Maduro ganó las elecciones
    Noticia siguienteLos empresarios y el alza salarial