Doctor Salustiano Fanduiz

    El doctor Moscoso Puello lo define como “el mejor ejemplo que ha tenido el país de un hombre tenaz, virtuoso, trabajador, patriota, visionario y trashumante”. Nacido en 1868, de padres nativos de la colonia holandesa de Aruba, tuvo que trabajar desde muy joven para poder sostenerse, ya que sus padres no le podían ofrecer toda la educación y formación que anhelaba. Su apellido era originalmente Van der Wiz y se transformó en Fanduiz.

    Trabajando y estudiando simultáneamente logra graduarse de Bachiller en Ciencias y Letras del Instituto Profesional en 1888. Durante sus estudios trabajó como contador. Se traslada con los ahorros conseguidos a los Estados Unidos y gracias a su tesón y dedicación logra ser admitido en la Escuela de Medicina Boudion College en Maine. Sus primeros meses en los Estados Unidos nos dan la información de que logró el patrocinio del general Grant, expresidente de la Unión, quien le cedió unos terrenos para que pudiera trabajar la agricultura y así poder mantenerse mientras estudiaba.

    Recibió su título de doctor en Medicina en junio del 1892. Trabajó por siete años en diversos hospitales de Estados Unidos. La necesidad de afecto de sus parientes, su patriotismo y su idealismo de mejorar nuestro país, le motivan a regresar en 1899. Obtuvo su autorización para ejercer en ese mismo año y su vida discurría entre la tristeza de ver el convulso estado de nuestro país en esos años y sus éxitos profesionales.

    Realizó múltiples operaciones reseñadas como exitosas en el Listín Diario y desde sus inicios participó con entusiasmo en la Sociedad Médica de Santo Domingo. Buscando una vida más apacible se traslada a Barahona en donde ejerce por varios años hasta que en 1916 se traslada a San Pedro de Macorís, en momentos en que esa ciudad brillaba en el país por la prosperidad de la “danza de los millones”. Durante la ocupación militar norteamericana el gobierno militar inició una serie de obras sociales y de salubridad para mitigar el rechazo que producía en la población su presencia.

    En San Pedro de Macorís, el doctor Fanduiz fue designado como médico sanitario, inspector de Migración y comisario de Policía. Entre sus primeras actuaciones en San Pedro de Macorís estuvo el combate al mosquito que producía muchos casos de paludismo. También enfrentó en 1918 la epidemia de influenza que azotó el país. En esos años el doctor Fanduiz casi declaró un estado de sitio en la ciudad controlando todas las puertas de entrada. Fueron tales los logros conseguidos que las autoridades del gobierno militar de ocupación lo trasladaron a Santiago de los Caballeros en 1920. Debido a sus conocimientos de números fue el primero en hacer estadísticas y controles epidemiológicos.

    Sus notables éxitos le hicieron merecedor de elogios en toda la prensa de la época y ser respetado por la sociedad de Santiago. En 1925 se traslada a San Francisco de Macorís en donde laboró en el Hospital San Vicente de Paúl. En esa ciudad también ejerció desde 1931 como médico legista. Luego de unos años en San Francisco de Macorís es designado médico sanitario en Montecristi en 1938 para enfrentar la gran cantidad de casos de paludismo en aquella región.

    Las condiciones de aquella comunidad le impidieron llevar a cabo su ambicioso plan, ya que se enfrentó con la burocracia y el desconocimiento.

    Siempre idealista, fue para él una gran desazón la situación creada en aquella comunidad por, lo que se traslada en 1939 a San Cristóbal, en donde ejerció como voluntario en el hospital Juan Pablo Pina hasta la hora de su muerte en el año 1941.

    Ejerció en diversas provincias del país

    • Recibió su título de doctor en Medicina en junio del 1892.
    • En el año 1899 obtuvo su autorización para ejercer la medicina.
    • En Barahona ejerció por varios años hasta que en 1916, cuando  se traslada a San Pedro de Macorís.
    • En San Pedro de Macorís, enfrentó en 1918 la epidemia de influenza que azotó el país. 
    • En 1920 el gobierno militar de ocupación lo trasladó a Santiago. 
    • En 1925 se trasladó a San Francisco de Macorís en donde laboró en el Hospital San Vicente de Paúl.

    Reconocimiento
    Sus notables éxitos le hicieron merecedor de elogios en toda la prensa de la época y ser respetado por la sociedad de Santiago”.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorBolivia: 16 fallecidos en accidente de autobús
    Noticia siguienteMinistro anuncia hospital oncológico entrará en operación en octubre