Peravia subirá a la cima energética

    Con el inicio de la construcción de la termoeléctrica Punta Catalina, la provincia Peravia entra en grande al mapa eléctrico dominicano. Otro proyecto en proceso, de energía eólica, y la producción hidroeléctrica a partir de las aguas  del río Nizao, incrementan además el peso eléctrico de la región Sur.

    Los proyectos oficialmente iniciados están ubicados en las comunidades banilejas Punta Catalina y Matafongo. Se espera que en unos tres años aportarán al sistema eléctrico más de 700 megavatios, lo que se agregarán a los 202 megas que aportan las cuatro hidroeléctricas que se alimentan del río Nizao, que nace en la provincia Peravia.

    El proyecto Punta Catalina, que el presidente Danilo Medina dejó oficialmente iniciado el pasado domingo, estará listo en tres años. Constará de dos plantas a carbón, con una producción bruta estimada de 769.8 megavatios. La inversión total del proyecto, incluyendo el muelle para desembarcar carbón mineral, que es el combustible que utilizarán las dos unidades, es de US$2,040 millones.

    Ya en la comunidad de Matafongo la empresa española Generación Eólica Internacional levanta un parque que producirá electricidad con el viento. El costo estimado del proyecto es de US$120 millones y se espera que esté en operación el próximo año. Una vez listo ese proyecto, el Sur será el centro de la producción de energía eólica, debido a que el Grupo Ege Haina opera en la provincia Pedernales el parque eólico Los Cocos, donde produce unos 77 megas.

    Con la producción térmica de unos 769.8 megas en Punta Catalina, la región sur se consolida como una zona de alta producción de energía. La región cuenta con los parques energéticos de los grupos Ege Haina y Ege Itabo. También hay plantas generadoras en Monte Río, Azua, y en Barahona.

    En San Juan de la Maguana, opera la central Palomino, para apuntalar al sur como principal bastión de generación hidroeléctrica.

    Otras regiones en las que hay generadoras de electricidad son Puerto Plata, donde está la planta San Felipe (antigua Smith and Enron), y La Vega, con la planta conocida como Palamara. En esta última provincia  está el proyecto de la presa de Guaigüí que a pesar de tener varios años en carpeta, el despegue definitivo para su ejecución no se produce.

    Hay ciudades que están en vía de inscribirse en el mapa energético de la República Dominicana, y lo harán a través de proyectos de energía no convencional. Es el caso de Monte Plata, donde se levanta un proyecto de energía fotovoltáica (solar) y de Montecristi, con un proyecto de energía eólica.

    La oferta más balanceada la tendrá a partir del 2016 la provincia Peravia, al tener en su jurisdicción energía térmica, con los 769.8 megavatios de la Central Punta Catalina,  los 50 megas del proyecto eólico Matafongo y los más de 200 megas que producen las cuatro hidroeléctricas que se nutren de las aguas del río Nizao, el único en el país cuyas aguas son represadas cuatro veces:  en Jigüey, Aguacate, Valdesia y Las Barías.

    El Gran Santo Domingo con buena oferta

    La zona del Gran Santo Domingo tiene una elevada producción, por la incidencia de AES Andrés, el mayor generador individual, con una unidad de 600 megas, que opera a gas natural. También en la zona están las unidades del grupo Los Mina y la planta de Metaldom. En la provincia San Pedro de Macorís operan la antigua Cogentrix y  está el parque Quisqueya, con dos unidades que en conjunto aportan 430 megas. Las dos plantas son propiedad de Ege Haina y de la Barrick Pueblo Viejo.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorFacebook quiere usar videos para generar ingresos
    Noticia siguienteLionel Messi evoluciona bien de lesión