Ecografía ocular, un método para detectar males de la visión

    Hemorragias, desprendimientos de retina y coroides y cuerpos extraños intraoculares, entre otros problemas, se pueden detectar con este procedimiento.

    Muchas personas tienden a no prestarle atención a su salud ocular, tanto que tienden a no incluirlo dentro de sus exámenes de rutina, los cuales suelen hacerse una o dos vez al año. Para tener una visión funcional es necesario incluir en el chequeo general el de la visión.

    Cuando se habla de problemas de visión, por lo regular, estos se  presenta con la edad. Sin embargo, existen diversas causas que pueden provocar alguna patología visual a cualquier edad. Para detectar qué afecta la visión, en la actualidad, existen varios métodos que ayudan a identificar qué está pasando, siendo uno de esto la ecográfica ocular.

    ¿En qué consiste?
    Según Remberto Escoto, oftalmólogo, es un método diagnóstico empleado en oftalmología, que utiliza sonido de alta frecuencia para evaluar las diferentes estructuras del globo ocular.  El sonido se emite a través de una sonda y la respuesta es recogida por un programa que nos da una imagen con unas características definidas. 

    “Es un procedimiento seguro, indoloro y rápido, que consiste en colocar una sonda o transductor a nivel de los párpados o superficie ocular, previa anestesia tópica y gel.  Este gel además de proteger el ojo, ayuda a una mejor transmisión de la señal acústica desde la sonda del ecógrafo y a una mejor transmisión de la repuesta de las estructuras que se examinan”, comenta Escoto.

    Este procedimiento, según el especialista, es recomendable cuando en un examen ocular existen medios opacos que impiden al doctor saber si existe alguna lesión por detrás. Como por ejemplo, opacidades densas de la córnea, una catarata muy madura o del cuerpo vítreo como hemorragias e inflamaciones que provocan una gran densidad y pueden impedir el examen correcto del fondo del ojo.

    “También es útil para lograr una mejor valoración del desprendimiento de la retina. En esta patología, es necesario determinar la extensión y si existen otras lesiones que en muchas ocasiones pueden acompañar a la retina desprendida”, agrega Escoto, quien asegura que este es un estudio no invasivo, que puede realizársele a cualquier persona. Inicialmente, se instilan gotas de anestesia sobre el ojo. Con esto se logra el efecto anestésico suficiente para realizar todo el examen ecográfico. Después se coloca un gel sobre la superficie ocular.  Finalmente la sonda sobre el ojo nos dará la información deseada.

    Es un procedimiento no invasivo

    Existen condiciones más delicadas para realizar este tipo de estudio, por ejemplo, cuando el paciente padece un dolor ocular persistente y muy intenso o cuando presenta una perforación ocular. Aun así, en manos expertas el riesgo de complicación no existe. Ecografía ocular la única sensación que puede causar es una ligera presión sobre el ojo. El oftalmólgo-ecografista hará mirar al paciente a puntos determinados para abarcar mejor la lesión que desea examinar.  En general, se trata de un examen simple y no doloroso que da muchos detalles diagnósticos.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorInicia conteo de votos en El Salvador
    Noticia siguienteSergio: “Es un honor competir con dos figuras de respeto”