“La fotografía es mi ventana al mundo”

    En una oportunidad,  la reconocida fotógrafa estadounidense Berenice Abbott, expresó que “la fotografía sólo puede representar el presente. Una vez fotografiado se convierte en pasado”. Y es aquí donde radica su magia: en acercarnos a momentos que en determinada ocasión tuvieron un significado especial en nuestras vidas o, por qué no, nos dejaron hechizados como a Fausto Ortiz, para quien, su trabajo refleja “realidades mutantes en donde el impacto de estos espejos con memoria (la fotografía) adquieren valor cuando sus códigos han sido interpretados”.  Este artista del lente ha logrado con este medio de gran alcance, ofrecer una variedad infinita de opiniones, interpretaciones y ejecuciones, logrando convertir, desde 1998, lo cotidiano en obra de arte. A partir de ese momento, su formación ha sido constante, llegando hasta la importante escuela International Center  Of Photograpy (ICP).

    De todos los géneros fotográficos, ¿con cuál te quedas y por qué?
    Con la fotografía conceptual, porque ella me permite construir y reconstruir historias, expresando así ideas. Es mi forma de expresión. Y  la documental, siempre y cuando sea parte de algún proyecto que me llame la atención.

    ¿A cuál de tus trabajos, de los realizados hasta el momento, le tienes un especial cariño?
    Cada uno es importante porque representa una época en mi vida, pero definitivamente hay dos series en particular que no logro completar, porque constantemente hay motivos para seguir desarrollándolas, estas son: “Ciudad de Sombras” y “Éxodo”. Conectadas entre sí, en ambas se desarrollan múltiples lecturas. Fusionando estas dos series he logrado lo que considero mi mejor obra, la instalación fotográfica “Aproximaciones de ultramar”,  seleccionada en la última Bienal Nacional de Artes Visuales.

    Has participado en varias exposiciones individuales y colectivas. ¿Qué ha sido lo mejor de esto?  
    La experiencia y el contacto con el público, poder ver que el mensaje ha sido descodificado e interpretado en función a la experiencia de cada cual. Percatarme del impacto que dejan estos espejos con memoria.

    Cada fotógrafo tiene un objetivo por captar, ¿cuál es el tuyo?
    Hay dos tipos de fotógrafos, unos que son pescadores y otros cazadores. Los primeros sólo tiran una red, trayendo consigo todo lo que contenga el agua, no discriminan. Yo pertenezco al segundo grupo, salgo con municiones a buscar algo específico, me concentro sólo en eso. Casi siempre  llevo un guion. Trato de captar lo que no se ve. Para mí la fotografía es un medio y como tal no necesariamente busco aquello que es evidente.

    Todos tenemos, casi siempre, un ejemplo a seguir en el campo profesional. ¿A quién admiras?
    Localmente es una trilogía. Mi admiración se dirige hacia tres personajes: Domingo Batista, Wifredo García y Natalio Puras, Apeco. Cada uno me enseñó algo en particular. Y a nivel internacional admiro de una manera especial a Joan Fontcuberta, por las interrogantes que plantea sobre el hecho fotográfico y su visión.

    ¿Cómo evalúas la “salud” actual del mundo de la fotografía en nuestro país y en el extranjero?
    Muy buena, sobre todo tomando en cuenta que el  medio se ha popularizado, en parte por las facilidades que han promovido las redes sociales y el internet. No debemos olvidar que vivimos en un mundo de imágenes, que lo aceptamos y rechazamos gracias a la fotografía.

    Además de la fotografía, has navegado por otras áreas del arte, ¿cuáles son éstas?
    Inicialmente el dibujo, aunque hoy en día estoy de lleno en la  instalación fotográfica. Esto porque me cansé de verlas pegadas en la pared. Tengo que admitir que me ha dado buenos resultados.

    A tu juicio, ¿hasta qué punto los programas de edición son aceptables en la fotografía?
    Al punto que no interfiera el mensaje y que el medio no pierda su esencia.

    ¿Cuál es tu mayor satisfacción como profesional de la fotografía?
    Poder transmitir el conocimiento haciendo que otros también incursionen en el medio. En la medida que esto suceda la sociedad será aún más consciente del hecho y sus posibilidades, entendiendo que la fotografía no es sólo un medio de simple placer estético.

    Trayecto
    Me inicié en el dibujo, luego me gradué de arquitecto. Desde entonces estoy en la fotografía y últimamente trabajo la instalación”.

    Mi trabajo
    Se basa en la experimentación y la búsqueda de nuevos códigos expresivos”.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorEl Conape beneficia a más de 100 mil adultos mayores en el país
    Noticia siguienteNashla Bogaert y su esposo crean compañía de cine; debutarán con la película "Maceta"