Un Haití dominicano, de Alanna Lockward

    Un tema que provoca pasión entre gente pensante de las dos naciones que cohabitan en la isla de Santo Domingo, las relaciones domínico-haitianas, es tratado como un asunto “light” por la periodista, bailarina y curadora de arte Alanna Lokward en su libro Un Haití dominicano, subtitulado Tatuajes fantasmas y narrativas bilaterales (1994-2014).

    Se trata de una colección de artículos y entrevistas publicados en un tomo bajo el sello de Editorial Santuario, en los que la autora asume la defensa de la haitianidad en rechazo a los intelectuales que del lado dominicano exigen políticas más enérgicas por parte de las autoridades locales con relación a la cuestión migratoria, muy especialmente en torno a la presencia masiva de ilegales haitianos en el país.

    De no haber sido por el trato despectivo como Lockward trata a gente de ideas diferentes, podríamos recomendar su libro como fuente enriquecedora del debate en algún marco teórico para una investigación científica sobre un tema tan controversial. Pero la misma autora se encarga de reducir la perspectiva de su obra cuando trata de irrespetar a quienes podrían ser sus contradictores intelectuales.

    Si la periodista hubiera seguido el tono  respetuoso del prologuista Rubén Silié, probablemente los textos de Un Haití dominicano provocaran amplios debates académicos y mediáticos. Expresiones como las que siguen le quitan mucho valor al trabajo sobre un tema tan lacerante: “A nuestra “antipatriótica” coreografía se le califica atropelladamente con todo tipo de insultos. Los agravios son recurrentes y predecibles, como si muchos Vinchos, Pelegrines y Manuel Núñeces se hubieran puesto de acuerdo para fusionarse en una entidad virilmente locuaz y sintomáticamente ajena a su propio sentido del ridículo”. Los ataques de Lockward en su pretendida defensa a los  haitianos alcanza al presidente de la Junta Central Electoral y al Tribunal Constitucional, haciendo una especie de paralelismo entre su sentencia con la matanza de los haitianos de 1937. Todo un libro atípico recién salido al mercado.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorLa Salle realiza décimo Modelo de Naciones Unidas
    Noticia siguiente¿Qué es moda?