¡Metamorfosis!

¡La razón es una oruga que nunca llegará muy lejos si primero no entra y se deja tomar prisionera en el capullo de un sabio y noble corazón! A todo progreso le antecede un proceso. Hay un tiempo para entender que nacimos para alcanzar ciertos horizontes, luego tiempo de creerlo, más tarde tiempo de prepararnos para volar ¡y tiempo de lanzarnos! Volar es el llamado que Dios hace al mismo corazón del hombre para que alcance su destino, el reto a avanzar contra vientos y tempestades, a elevarse sobre las tormentas, a reconocer que vive en este mundo pero pertenece a Dios, a discernir los tiempos y pesar los espíritus, a comprender que hay espacio para todos y a reconocer que llegar alto depende fundamentalmente de ti. 

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorPomeranz y Pedroia encaminan a Medias Rojas al triunfo
Noticia siguienteHoy hace 48 años que el hombre pisó la Luna por primera vez